viernes, 7 de abril de 2017



Objetivos

En la dominación femenina la castidad o abstinencia del varón no constituye un objetivo en sí mismo, sino un medio para otro fin: mantener la excitación del hombre para que esté más centrado en la mujer y más ansioso por servirla.

Hay que tener en cuenta que la ausencia de eyaculación no tiene necesariamente que producir este efecto de excitación. De hecho son muchos los varones y hembras que pueden pasar sin ella durante largos periodos y no por ello están siempre excitados .

El fin ultimo de la Castidad dentro de la D/s es conseguir un estado de “excitación permanente” y para que se produzca este, dos son las diferencias fundamentales que la identifican sobre cualquier otra forma de castidad cotidiana.

En primer lugar su componente psicológico de denegación, es decir que se produce no por voluntad del sumiso sino por voluntad de su Ama.

Y en segundo lugar porque esta excitación viene acompañada con la provocación y mantenimiento de dicho estado por nuestra parte a través del juego erótico cotidiano que realizamos mientras nuestro sumiso permanece en dicha situación.

Por lo tanto, es la combinación de estos dos componentes la que diferencia y justifica la castidad en la D/s.

Es de sobra conocido que el hombre sufre un bajón en su dedicación y en su devoción después de haber eyaculado -tanto en una relación de pareja corriente como en la de dominación-. Si muestro sumiso eyacula frecuentemente se convertirá en un servidor descuidado y poco atento; o dicho de otra manera, para poder obtener de él un servicio de la calidad que nos merecemos, tendremos que doblar nuestros esfuerzos.

Sin embargo, si a nuestro sumiso se le mantiene excitado por el método de la castidad, estará siempre mucho más deseoso por servirnos y adorarnos como nos merecemos, porque su dependencia de nosotras se incrementa notablemente.

Como en todo, no podemos pensar que la cosa es blanco o negro, es cuestión de grados, pero parece estar más allá de cualquier discusión que el grado de adoración del sumiso por su Ama se ve notable y cotidianamente intensificado a causa del binomio abstinencia/excitación. Puede decirse que la castidad, así entendida, constituye una herramienta básica a la hora de conseguir tanto el más perfecto servicio posible por parte del sumiso, como la mutua satisfacción de las dos partes que forman la relación de dominación femenina.

Una herramienta al servicio de la mujer.

El acierto y la elección de esta práctica en la relación de dominación viene avalada además por una característica mayoritaria en la mayoria de nosotras: la facilidad del orgasmo clitoridiano frente a la menor frecuencia del vaginal.

El hecho de que la mayoría de nosotras alcancemos con más, o exclusivamente, el orgasmo mediante la excitación del clítoris, lleva irremediablemente hacia la practica de la castidad de nuestro sumiso, ya que en el plano sexual mejora notablemente nuestro nivel de satisfacción así como el de su atención personal.

Nuestro sumiso tiene manos, labios y lengua para complacernos a nuestro gusto y con la frecuencia que deseamos, por lo que su pene pierde la importancia y el protagonismo del que disfrutaba en la relación anterior, pasando a un segundo plano y con mucha frecuencia a un plano casi simbólico para la sexualidad femenina. Y puesto que la dominación femenina implica que la sexualidad de la pareja tiene como objetivo fundamental nuestro placer, La castidad del varón es la consecuencia lógica de este proceso porque donde mayoritariamente encontramos las mujeres el placer es en el masaje clitoridiano.

La prueba de que esto es así, la encontramos en que esta situación está muy extendida entre las parejas que practicamos la dominación femenina. Somos muchas las mujeres que adiestramos a nuestros sumisos para que perfeccionen su capacidad de complacernos oralmente.

Una buena practica en el sexo oral requiere de tiempo, es necesario que nuestro sumiso se adapte y reconozca cada uno de nuestros estados de excitación para que sus movimientos nos sean placenteros y ajustados a cada momento, por lo que nuestra labor de enseñanza en los primeros meses debe de ser concienzuda y continuada.

Disponer de un sumiso bien entrenado, es una meta a alcanzar por cualquier mujer Dominante. La mayoría de nuestros encuentros sexuales tienen en el sexo oral una de nuestras principales fuentes de placer y como quiera que a medida que se adquiere práctica las sensaciones son mayores, se podría decir que el sexo oral “engancha”.

Un sumiso bien adiestrado en las artes del sexo oral es capaz de saciar completamente nuestros deseos amatorios, con lo que se podría decir que quedamos fuera de combate.... Totalmente relajadas.

¿Actuarías entonces contra tus fuerzas por el mero hecho de complacerle a él?.

Por duro que parezca para ellos, la respuesta es No. Rotundamente No. Al menos en esos primeros momentos posteriores al agotamiento, después seguramente harás lo que te plazca.

Por lo tanto también la consecuencia lógica de que después de una agotadora sesión de sexo oral, decidamos que nuestro sumiso quede en la abstinencia, es totalmente justificable.

Beneficios evidentes.

La practica y el tiempo se encargan de poner las cosas en su sitio. Los beneficios tanto para nosotras como para ellos no se hacen esperar:

Desde un plano psicológico, nuestra posición de Dominación se incrementa notablemente cada vez que hacemos uso de nuestro poder de decidir sobre su orgasmo.

Si tenemos en cuenta el entorno escénico en el cual se produce la denegación del orgasmo de nuestro sometido, generalmente corresponde a momentos de máxima excitación por ambas partes. Y esto tambien nos lleva a una conclusión muy clara.

"Nos prepara para llegar a sentir placer de nuestro dominio".

Superada la fase inicial y una vez alcanzado el estadio de Dominación suficiente ya no nos causa ningún tipo de problema de carácter sentimental o psicológico su denegación. Si bien es verdad que alcanzar este punto requiere tiempo, ya que nuestra decisión tiene que estar libre de cualquier tipo de prejuicio y de duda interna sobre la conveniencia o no de nuestra decisión.

Siguiendo la misma línea también observaremos, que cuando decidimos denegar el orgasmo experimentamos un aumento en nuestra excitación, ya que en esos momentos de excitación sexual tal decisión nos identifica si cabe aun más en nuestro papel de Dominantes, de tal forma que con mucha frecuencia la denegación del orgasmo de nuestra pareja viene acompañada de nuestro propio orgasmo. Con lo que alimentamos la espiral Dominio-Placer.

"Generar esta espiral es fundamental para nosotras".

Dado que esta situación se repite cada vez más durante nuestras relaciones sexuales, llegamos a sentir verdadero placer no por el hecho de denegarlo, si no por el hecho de sentir y saborear con total normalidad nuestra posición de Poder.

Llegar a sentir placer de nuestra posición de poder, es una meta irrenunciable para cualquier Dominante.

"Sin el sentimiento de poder no puede desarrollarse la dominación".

Mientras no sintamos en nuestro interior esa posición no seremos capaces de trasmitir ese sentimiento y eso es fundamental para el desarrollo de la relación.

¿Qué pasa con el coito tradicional?.

La practica del coito tradicional (el varón como parte activa) es abandonada por prácticamente la totalidad de mujeres Dominantes. La razón fundamental, como decíamos, estriba en que la penetración no constituye el único componente importante de nuestro disfrute sexual.

Por eso, la penetración pasa a un segundo plano entre nuestras preferencias, con lo que estamos actuando directamente sobre la usual fijación de los hombres con su pene y su eyaculación.... poco a poco esta actitud dará sus frutos y de esta manera conseguimos colocar en un lugar secundario un aspecto al que los hombres conceden tanta importancia.

"Doblegar el subconsciente del varón hacia el abandono del papel de dominio que su pene representa, no es fácil, especialmente en aquellos varones donde la sumisión no formaba parte de su forma de ser sexual".

Durante los comienzos en la D/s se hace aun más necesario si cabe demostraciones de poder continuadas aunque graduales como la que nos ocupa hasta que nuestro sumiso sea capaz de saborear su condición.

Las nuevas practicantes de la Dominación deben entender que este proceso es uno de los más costosos por los que pasará su sumiso hasta que consiga su estabilidad y su identidad, por lo que se tiene que estar muy atenta a cualquier cambio en su estado anímico y emocional. Sobre la depresión del sumiso se ha hablado en muchos artículos y es un hecho probado que en algunas ocasiones ha llegado a ocasionar graves problemas personales, sobre todo en aquellas parejas donde la Dominación femenina se ha adoptado por motivos de dudosa conveniencia y en la que se intenta suplir por parte de la mujer una falta de entendimiento y amor por un dominio irresponsable y carente de preparación.

Ahora bien, tambien somos muchas las que sí tenemos orgasmos vaginales, y que no queremos renunciar a la penetración, o algunas que aún no teniéndolos disfrutan también de ella. En este caso, resulta obvio que si la sexualidad está destinada al placer de la mujer, deben buscarse maneras de mantener la excitación del varón sin renunciar al placer que indudablemente nos provoca la penetración. Generalmente este tipo de penetración dominante, suele diferenciarse de la clásica en que el sumiso penetra a su Ama a petición de ella y de la forma y manera en que ella desea.

"El control por nuestra parte de la penetración incrementa nuestro placer".

Ya que no tendremos que sufrir más la inexperiencia de nuestro compañero ni las posturas inadecuadas ni los cambios de ritmo a destiempo ni tantas y tantas cosas que hacen que generalmente la penetración termine con el orgasmo del hombre pero no con el nuestro.

Por lo tanto la castidad no es fruto del capricho del Ama, tampoco es un castigo como algunos no iniciados quieren verlo. La castidad es tan necesaria para poder avanzar en una relación D/s, como lo es el combustible para un vehículo, sin excitación no hay juego erótico, y esta forma de vida requiere de las dos cosas para su funcionamiento.

Descubre el sabor agridulce de la sumisión.

Una vez que dispongas del control absoluto de la penetración, habras avanzado hacia un nuevo estadio donde el sumiso siempre permanece al servicio de tu placer, su miembro no es más que un instrumento a tu sevicio y así debe de entenderlo el sumiso, ningún movimiento debe de escapar a tu voluntad. Generalmente conseguirás tu placer mediante la combinación de la masturbación y el control de los movimientos del pene de tu sumiso con arreglo a tu estado de excitación.

En este aspecto, es de reseñar, la coincidencia entre muchas de nosotras a las que no nos gusta prescindir de la penetración, el hecho de que disfrutamos con el contacto de nuestra vagina con el pene, pero no solemos disfrutar del bombeo descontrolado del varón. Es por eso que durante la nueva etapa, Las penetraciones se suelen limitar a un mero acto de disfrute del pene masculino como lo podría ser de un vibrador.

Llegados a este punto tenemos muy clara la diferencia entre Penetración y eyaculación; los dos actos no van unidos en absoluto lo único que tienen en común es que los dos son decisión nuestra, podemos disfrutar enteramente de la penetración durante todo el tiempo que nos plazca. Si el sumiso, durante la penetración notase en algún momento que llega al punto de excitación o de no retorno, deberá solicitarnos permiso para parar con el fin de no eyacular sin nuestro permiso.

Esta forma de Dominación femenina con penetración es una de las más cuestionadas por los sumisos no iniciados, ya que es con mucho por su pureza y dureza una de las pruebas en las que se requiere mayor control mental y físico, pero si se llega a dominar la situación, también es uno de los actos de dominación donde más se fortalece nuestra posición y la sumisión del hombre.

"Con el tiempo nuestro sumiso aprenderá que el acto sexual ya no lo controla él, que está bajo nuestro dominio y control, su única misión es proporcionarnos el máximo placer.... de todo esto, él debe aprender a sacar su propio placer... dale tiempo".

Por mi experiencia personal puedo decir que es una de las practicas que más afectuosamente recomiendo, porque además de todos los beneficios que he enumerado para nosotras, es una de las formas donde nuestro sumiso más disfruta de su condición, tengamos en cuenta que en esos momentos su pene esta recibiendo de forma directa nuestros estímulos vaginales y su instinto animal tiende a bombear para su satisfacción, Situación que tendrá que aprender a reprimir. (de nuevo el binomio "represión / placer = más sumisión")

El choque mental entre la represión de sus instintos mientras siente el placer de la penetración, provocará en él irremediablemente un fuerte conflicto interno con el consiguiente avance hacia su verdadera sumisión.

"Lo que en un principio era represión, lo convertirá en placer por servirte, y quedará enteramente bajo tu voluntad"

Inicialmente no puedo decir que nuestro sumiso lo pasará bien, mas bien al contrario, los conflictos son fuertes y las depresiones pueden aparecer en cualquier momento, pero pasados unos meses, aprenderá a disfrutar enormemente de este estadio de excitación/represión que caracteriza a los sumisos y que dispara su sumisión hasta alcanzar su verdadera identidad.

Debemos contemplar este proceso educativo como un mal necesario para que nuestro sumiso alcance su mayoría de edad, es decir para que nuestro sumiso encuentre su verdadero placer en este tipo de relación y la personalidad que necesitaba encontrar.

"Conseguir que nuestro sumiso disfrute junto a nosotras de nuestro placer y hacerle sentir las convulsiones de nuestra vagina durante nuestro orgasmo es una de nuestras armas más potentes de dominación".

Por este camino va otra de las técnicas puras de dominación consistente en ordenar a nuestro sumiso que nos penetre justo antes de que alcancemos el orgasmo, aprovechando ese placer de la penetración para incrementar aun más nuestra excitación y provocarnos un mayor orgasmo. La sensación que nos aporta esta técnica es altamente satisfactoria por la carga de Dominación que lleva implícita, ya que el sumiso en este caso solo se limita a cumplir ordenes y a sentir en su propia carne como disfrutamos con su penetración.

"Centrarnos en nuestro propio placer, nos afirma como dominantes".

Por dura que parezca esta técnica, satisface a las dos partes, porque mediante la penetración de su pene, nosotras conseguimos aumentar con fuerza el orgasmo, es decir que utilizamos su pene para nuestra satisfacción y esos detalles se valoran mucho,....

"Sentirse útil para su Ama es una obsesión en todos ellos. Si además siente que es utilizado para nuestro placer, le ayudará a sentirse realizado".

Por lo tanto y volviendo al enunciado del principio, la imposición de la castidad nada tiene que ver con los deseos de un Ama caprichosa e irresponsable, si no más bien al contrario, la castidad no es más que la consecuencia lógica y el punto de llegada -con parada obligatoria- en todo proceso de Dominación.

Por lo tanto podría decirte que una vez que hayas llegado a este punto recreate en él durante un tiempo no determinado (diferente en cada pareja), debes tomarte el tiempo necesario para que esta actitud arraigue en ti y en tu sumiso, tranquila que con el tiempo, se convertirá en la base y punto de partida hacia una nueva evolución dentro de la D/s ya que las voluntades e identidades de los dos se van alimentando día a día con esta práctica.

"No se puede avanzar sin que antes tengas el dominio de la situación".

Sobre el cuándo y el cómo permitir la eyaculación:


Mi consejo personal es que los orgasmos del varón deben espaciarse lo más posible. Una eyaculación cada una o dos semanas parece más que suficiente para mantener limpias las tuberías del aparato genital masculino (con la edad puede incrementarse el período de abstinencia).

Para los profanos en la materia les recuerdo que la castidad no significa la ausencia de sexualidad, mas bien al contrario la castidad es capaz de conseguir el “estado permanente de excitación” y en este estado, la sexualidad del sumiso estará presente en cualquier momento del día. Los pensamientos eróticos brotan con mayor facilidad y en general el estado anímico mejora.

"El secreto del juego es provocar y provocar"

Debes jugar con tu sumiso provocandole un mayor grado en su excitación, a la vez que dispones de él cuando te place para satisfacer sus deseos de sumisión encendidos y provocados por esa situación, creando así un bucle sin fin que solo terminará con la decisión por tu parte de autorizarle la eyaculación.

De esta forma la eyaculación pasa a ser altamente apreciada por él, a la vez que sus orgasmos se intensifican por el simple hecho de ser enormemente deseados.

Su agradecimiento hacia nuestra decisión se hace evidente por el simple hecho de que es una practica corriente el que un sumiso de las gracias a su Ama por tal decisión, cabe notar aquí la diferencia entre un “gracias” protocolario impuesto por su Ama y las palabras sinceras pronunciadas por nuestro sumiso bien adiestrado.

Para mí son una de las frases que más me hacen sentir bien, su significado traspasa el simple agradecimiento por liberarle de esa carga. Significan su total dedicación a mí y la prueba de su amor.

Si la denegación del orgasmo en un acto claro de Dominación, también su autorización debe serlo.

Entonces, ¿cuándo y cómo eyaculará nuestro sumiso?.

El cuándo está claro: cuándo nosotras lo consideremos conveniente, bien porque creamos que conviene desatascar sus tuberías para la buena conservación de la próstata, bien porque, por cualquier razón, consideremos que es el momento.

En el cómo pueden producirse muchas variantes. Pero hay una consideración que compartimos buena parte de las dominantes: conviene que el varón sumiso eyacule de una forma que ponga de manifiesto su posición subordinada, además, y si es posible, que resulte divertida para nosotras.

Cuando la mujer no está interesada en la penetración, la eyaculación del sumiso se produce por vía de la masturbación, normalmente realizada por él mismo, aunque hay algunas de nosotras a las que les complace “ordeñar” a su sumiso personalmente, quizá porque les parece que es una buena manera de explicitar su dominio. De todas formas, hay una práctica casi generalizada entre las parejas cuya relación se basa en la dominación femenina:

"Nuestro sumiso debe tener absolutamente prohibida su masturbación sin nuestro permiso explícito".

Hasta aquí todo esta perfecto, pero el gran problema que se nos presenta a la hora de decidir si permitimos la eyaculación o no, se encuentra en que la eyaculación viene acompañada de una disminución evidente de su deseo sexual. Este inconveniente es la principal causa por la que la mayoria de nosotras retrasamos cada vez más el momento, algunas, llegan incluso a adiestrarle en la abstinencia total..... personalmente no lo comparto, pero en algunos casos es una realidad constatable.

Desde mis comienzos en este estilo de vida, siempre temí no equivocarme a la hora de tomar la decisión de la eyaculación, temores como el de la frecuencia me asaltaban constantemente, pues la diferencia entre un sumiso excitado y un sumiso en el “día después “ es altamente notoria.

"Por lo tanto el problema no está tanto en la frecuencia en la que nuestro sumiso disfruta de su eyaculación sino en cuanto al comportamiento del sumiso en el “dia despues”.

“el día después”

La necesidad de corregir el comportamiento de nuestro sumiso provocado por la eyaculación y su posterior falta de excitación es necesaria para nosotras.

Su eyaculación debe ir seguida de medidas que contribuyan a proporcionarle el estímulo adicional para recuperarlo. Debemos convertir por nuestra parte, su eyaculacion en un acto de Dominación.

Si es por masturbación, Partiremos de una premisa básica: el varón debe masturbarse siempre delante de nosotras y por indicación nuestra, no permitas jamas que lo haga solo o a escondidas.

"Acentúa tu dominación obligándole a hacerlo en una postura altamente sumisa".

Una buena opción puede ser que le ordenes masturbarse (después de que tu ya hayas quedado completamente satisfecha) en el suelo a cuatro patas o de rodillas.

Puede también ser más humillante que se tenga que masturbar delante de ti con plena luz y al ritmo que tu decidas, mandale parar y que se quede con las ganas.   Y desde luego mucho más humillante si a la presencia tuya se suma la de otra mujer.

Otra técnica consistiría en ordenar a tu sumiso que se masturbe en el momento en el que menos se lo espera, esta técnica tiene el efecto de hacer entender a tu sumiso que se le ordena masturbarse con el fin de que disponga de una eyaculación necesaria para su organismo, pero fuera de todo contexto sexual. Esta técnica es ideal cuando mantienes a tu sumiso enjaulado. Libérale de la jaula y cuando haya terminado vuelve a encerrarle, le harás entender claramente que tus motivos no han sido otros que los de mantenerle sano.

Se puede también incrementar su excitación, y hacerle eyacular mientras frota su pene en el exterior de tu vagina o en otra parte de tu cuerpo y luego obligarle a lamerlo hasta dejarlo bien limpio. Esta técnica es recomendable en fantasías donde el sumiso adopta el papel de animal de compañía. Un camino similar lo constituye el que acude al tradicional fetichismo de los hombres, haciendo lo mismo en tus botas o zapatos de tacón.

Otro aspecto interesante a tener en cuenta es la posibilidad de asociar la eyaculación al disciplinamiento de nuestro sumiso:

La disciplina que requiere tu sumiso será mejor recibida si este siente placer al recibirla (hablamos de disciplina no de castigos), por lo tanto y después de un periodo de abstinencia, el sumiso está totalmente receptivo hacia cualquier tipo de estimulación y ni que decir tiene que estará predispuesto a unir mentalmente el placer con las enseñanzas que puedas impartirle durante su masturbación. Una buena combinación es hacerle "llegar" mientras que le das ligeros azotes (inicialmente), pellizcos en los pezones, mordiscos etc. a la vez que le asignas ordenes o tareas a mejorar.

Otra opción consistiria en aprovechar para autorizar su eyaculación en esas sesiones donde decides dedicarle unos momentos a satisfacer sus fantasias.

Si tu sumiso es amante de la feminización, seria válida la opción con determinada vestimenta, y con un estilo no machista, es decir, prescindiendo de las formas habituales en los varones de abrazar su miembro con la mano. Deberia masturbarse por frotación de su pene, como si de una vagina se tratara.

Pero si volvemos al terreno de la humillación, una posibilidad es obligarle a masturbase mientras la mujer le proporciona (si esta práctica le complace) una lluvia dorada.

Y quizá una de las mejores formas de poner al sumiso en su lugar es obligarle a eyacular mientras su ama le sodomiza por detrás con el arnés-consolador.

Las posibilidades son múltiples, y estos pocos ejemplos solo deben servirte para estimular tu imaginación de dominante, a la hora de construir las prácticas que mejor se adecuen a la personalidad de tu sumiso y al objetivo que persigues.

Si lo único que buscas es que tu sometido expulse su semen por creerlo necesario por motivos de salud, acude a una práctica sustitutoria de la eyaculación mediante el masaje prostático, que a la vez será altamente placentera para el sumiso:

El método consiste en masajear o excitar la próstata: Introduciendo un dedo por el ano de tu sumiso, le masajearas la próstata y conseguirás que expulse el semen.

La sensación que experimente tu sumiso por el masaje y expulsión de sus semen le será placentera, pero sin embargo no le producira el bajón del orgasmo tradicional.... esta técnica le dejará sus energias intactas.

eyaculación por coito

llegue como llegue, nuestro sumiso perderá intensidad en su sumisión después de la eyaculación. Y esa pérdida se prolongará durante un tiempo, que naturalmente dependerá y mucho de la edad de nuestro sumiso y de su constitución.

"Resulta obligado contemplar un refuerzo extra tras el orgasmo"

Para que nuestro sumiso recupere y renueve con la mayor rapidez posible sus deseos incondicionales por servirnos, aquí tienes algunas ideas:

Ese bajón al que me refiero se palia en cierto grado si el sumiso ha eyaculado de forma totalmente controlada por nosotras, en el último momento y por decirlo de alguna forma, cuando ya habia perdido toda esperanza de que se le autorizara a eyacular. La humillación le recuerda su posición y su dependencia de la dominante y contribuye, por consiguiente, a mantenerle en su sitio.

"cuando tu sumiso eyacula por medio del coito, sin haberse producido ninguna circunstancia potente que le haya recordado que su papel en la vida es servirte, deberás imponerle un refuerzo a posteriori que haga patente su sumisión".

Se tratará, en suma, de intensificar tus comportamientos habituales destinados a mantener a tu sumiso en su posición, y dependerán, por lo tanto, del estilo de dominación que tu hayas impuesto... es decir:

Si acostumbras a disciplinarle físicamente, quizá deberías pensar en que una sesión de disciplina debería seguir siempre a su eyaculación.

Si tu dominación la explicitas e impones de forma más verbal que física, deberías potenciar en ese momento tu comportamiento dominante, recurriendo, a un incremento de la humillación verbal hasta el máximo nivel.

Si el dominio se concreta por medio de la prescripción de tareas o trabajos de cualquier tipo, este es el momento de ponerle rápidamente a trabajar. No hace falta pensar en grandes cosas, se trata de reforzar la dominación en sus términos habituales, para que el sumiso recupere la intensidad de su dedicación y, sobre todo, vuelva a centrarse lo más rápidamente posible en el servicio a su dueña.

"Su eyaculación no ha sido más que su "momento de gloria", -aunque fugaz-, rápidamente debe volver a estar a tu servicio".

El trabajo de la dominante.

Pese a lo dicho, algunas mujeres piensan que un auténtico sumiso debe estimularse a sí mismo para mantener la energía que le permite sostener con intensidad la dedicación a su ama; que ese es su trabajo, no el de ellas. Desde el punto de vista de la dominación, parece difícil cuestionar esta postura; pero la dominación femenina no es exclusivamente dominación, sino también relación. Y en una relación entre dos personas parece obligado contemplar las necesidades de las dos personas que la conforman. Cierto que eso debe hacerse desde la posición que provoca el intercambio de poder que caracteriza a la dominación, esto es, una relación claramente desigual por la preeminencia que se concede por ambas partes a las necesidades y deseos de la mujer. Pero no podemos olvidar que, por mucha que sea la dominación, un ama debe tener presente también las necesidades de su sumiso y colaborar a nutrirlas.

Claro que esta situación nos conduce a una pregunta que resulta bastante habitual: ¿debe asumir la dominante un trabajo arduo y continuo para recuperar la energía de su sumiso o, dicho de otra forma, para mantenerle excitado? ¿No estaríamos asistiendo así, en realidad, al dominio indirecto del sumiso sobre la mujer a la que tendría que servir? Obviamente, la contestación a estas preguntas va mucho más allá del espacio exclusivo de la práctica de la castidad a la que se dedica este artículo, pero parece obligado contestarla, siquiera mínimamente.

La buena práctica de la castidad requiere tanto del refuerzo de la sumisión tras la eyaculación del varón, como de una continuidad en mantener su excitación para que la abstinencia se convierta en un acicate para el buen servicio hacia quien le domina.

Así que el posible conflicto que a algunas les podrían crear preguntas como las anteriores, bien podría resolverse por la combinación de las características tanto de la dominación como de la relación: una dominante debe colaborar al mantenimiento de la relación y, por lo tanto, a las necesidades de su sumiso, pero sin olvidar que es el sumiso quien está dedicado a servirla a ella y no al revés. ¿Cómo hacerlo? Se trata de colaborar a mantener al sumiso excitado o a recuperar esa excitación tras la eyaculación con un esfuerzo y una dedicación que no pueden ser muy grandes. Es decir, se trata de recurrir a pequeños recordatorios o pequeñas intensificaciones de la dominación, que resulten cómodamente asumibles para el Ama y no le supongan mucho esfuerzo o, incluso, tiempo.

Esas pequeñas cosas pueden ser de muchos tipos, pero en realidad dependerán de las prácticas y del estilo que haya impuesto la dominante en la cotidianidad de la pareja. Pongamos algunos ejemplos para que se entienda:

El orgasmo del sumiso siempre será visto por este como un premio que le concede su ama. Por el contrario su denegación no deberá verse como un castigo sino como una prueba más en su educación, como el cumplimiento del deseo de su ama.

Después de un polvo, a la mujer podría apetecerle dormirse mientras le proporcionan un suave masaje en la espalda o tan sólo acaricias; ya ha puesto a trabajar a su sumiso para ella (y puede ser un buen rato si tarda en dormirse), y le está recordando para lo que está, cuál es su posición y centrando su atención en ella, sin necesidad de tener que dedicarse a trabajar para él.

Se pueden asumir otras soluciones sin que apenas obliguen a la dominante a “dedicarse” a su sumiso. Por ejemplo, apoyando su cabeza entre el vientre y la vulva de tal forma que alcance a poder besarla y dejarle en esa posición el tiempo que se considere necesario, mientras nosotras nos relajamos. Cada beso significará un “gracias” por haberle dejado eyacular.

En el caso de que sean habituales prácticas más físicas en la relación, puede bastar con colocarle unas pinzas en los pezones para recordarle lo que pretendemos recordarle y estimular su sumisión. De nuevo, los ejemplos simplemente sirven para evidenciar que las posibilidades son múltiples y que deben enmarcarse en el comportamiento habitual de cada pareja que practica la dominación femenina; además, no deben suponer una carga de trabajo para la dominante que contradijera la realidad de que es el sumiso quien tiene que trabajar para ella.

El placer y la sumisión del varón.


Ya hemos repetido una obviedad: en la dominación femenina la sexualidad debe concentrarse en el placer de la dominante. Pero, como sabemos, esto no significa que el hombre no obtenga el suyo, sino simplemente que lo obtiene como resultado colateral, aunque intenso, del placer que le proporciona a su ama. ¿Qué le ocurre al varón sumiso obligado a la abstinencia? Pues que se ve obligado a renunciar a un breve momento por el que todo hombre suspira, a cambio de mantener un más alto estadio de excitación de forma bastante permanente.

No hay más que preguntarles a los hombres obligados a practicar la castidad para comprobar que su placer se incrementa. Y esto es tan claro que son numerosos los ejemplos en los que muchos de ellos suspiran por esta forma de dominación, incluso aunque no la estén practicando, bien porque su dueña no lo haya considerado oportuno, bien porque no la tengan (puede comprobarse en las páginas que circulan por Internet sobre la castidad).

Como en muchos aspectos de la vida, una renuncia constituye la base sobre la que se asienta el éxito posterior; en este caso, la posposición del momento culminante del placer, que supone la eyaculación para los varones, revierte en la intensificación del tiempo durante el cual se disfruta del placer, entre otras cosas, porque también el hombre disfruta de las consecuencias positivas de evitar la relajación o el bajón que se produce tras su orgasmo.

Pero el placer del varón no queda ahí, porque en la dominación femenina su goce se alimenta también del servicio a su ama. El auténtico sumiso obtiene un innegable placer cuando sirve a su dueña, y ese placer se incrementa en función de su excitación, y esa excitación crece significativamente por medio de la práctica de la castidad. En consecuencia, la necesidad de elevar el nivel de excitación tras el orgasmo revierte en el mutuo beneficio de las dos partes de la relación, que no es otro que potenciar la dominación femenina y el intercambio de poder que conlleva.




Fuente: Autor desconocido. 

lunes, 9 de enero de 2017


Los trastornos mentales dentro del BDSM son un tema que genera distintas visiones, están los que creen que son compatibles y los que no, los que ven al BDSM como una especie de terapia y aquellos que creen que rompe uno de los pilares: SENSATO.

La realidad es que muchas personas dentro o fuera del BDSM padece algún trastorno mental, ya sea bipolaridad, ansiedad, depresión, fobia social, obsesivo –compulsivo , etc. Y nombro las que seguramente para la mayoría son más conocidas, y que si la persona es tratada, se nos dificultará identificar.  Muchos practicantes padecen algún tipo de trastorno mental, de los datos que obtuve, las personas pueden llevar relaciones como cualquiera, incluso algunas han mejorado. También es cierto que todas ellas, están bajo tratamiento, ya sea mediante psicofármacos y/o psicológico. 

Antes de hacer ciertas preguntas dentro de algunos grupos, me informe acerca de los trastornos antes mencionados. Y cada uno de ellos tenía distintas características y síntomas, lo que determinara que el profesional pudiera determinar la gravedad en cada caso.  Mientras iba leyendo, me daba cuenta de que alguno de estos síntomas me eran familiares, ya que algunas mujeres durante el periodo menstrual o post parto, sufren un cambio hormonal que genera ciertos trastornos a nivel emocional, lo que en algunos casos, como en el post partos, pueden desencadenar alguno de mayor gravedad.  Algunas personas sufren de estos trastornos sin ser conscientes, ya que los síntomas son tan leves que no tienen casi consecuencias en sus vidas.  Entonces me pregunté, ¿si una persona con un trastorno como los antes nombrados, son capaces de llevar una vida vainilla sin inconvenientes, porque no habría de ser capaz de llevar una relación BDSM? ¿Será que intentamos demostrar que no estamos locos, que estigmatizamos a quienes padecen un trastorno mental, sin percatarnos que solo generamos que las personas oculten lo que padecen para no ser excluidos? ¿Es un tema tabú?

Por lo que he podido apreciar, hay mucha desinformación acerca de estas enfermedades. Esta carencia de conocimiento causa temor, una estigmatización innecesaria.  Las crisis en una persona bajo tratamiento, suelen ser muy poco frecuentes, con síntomas  muy peculiares que nos dejan ver que una persona no está en condiciones de sesionar. También una persona tienden a ser muy conscientes y saben cuáles pueden ser detonantes de alguna crisis. Claro está, hay excepciones como todo en la vida. 

Un dato curioso es que la mayoría de aquellas personas que se encontraban bajo tratamiento y fueron valientes de darlo a conocer, eran bottom. ¿Esto acaso quiere decir que no hayan Tops con alguna enfermedad mental?  No, esto quiere decir que seguramente o no sepan que padecen alguna, o que justamente por lo expresado anteriormente no lo den a conocer. 

Algunos fundamentaran enérgicamente que, no solo no es sensato sino, que tampoco es seguro, dado las crisis, efectos adversos de la medicación, ext.  Ahora yo me pregunto, ¿es menos peligroso una persona anticoagulada, diabética, hipertensa, con colesterol, obesidad, que una persona con trastorno mental? 

Se habla de la confianza, pero se empuja a las personas a ocultar su condición.  Buscamos desesperadamente ser “normales”, cuando esta es solo una construcción social, que por momento nos juega en contra. 

Para concluir dejo una frase, una de las tantas que mi Amo me ha dejado de enseñanza. 

“Estamos vulnerados ante el poder de la normalidad”

Desde ya agradezco a Maluj Jay por el manual de psiquiatría, con toda la información médica.
A mi Amo por apoyarme y guiarme en el proceso. 

Saludos 
Lara{CL}  




lunes, 2 de enero de 2017


Se podría decir, y es válido, que las máscaras y antifaces son un fetiche dentro del mundo BDSM, pero me parare a darle una interpretación más significativa apartándola del fetiche propiamente dicho, y darle una pequeña reseña histórica.
A lo largo de la historia humana, las máscaras han sido utilizadas con propósitos muy diferenciados, de acuerdo con la cultura y la religión de las personas que han adoptado este objeto. Por lo general, permiten el acceso a universos regidos por la imaginación o las dimensiones espirituales invisibles. Los narradores a menudo suponen el uso de máscaras para dar más vida a sus narraciones, mientras que muchos de los eventos de la propia naturaleza que no se podían explicar eran comprendidos a través del recurso de estas herramientas de ilusión e imaginación.



“Cuando enriquecemos nuestras experiencias usando la imaginación, estamos ejerciendo el poder del erotismo. En este caso veré al antifaz y la máscara, como estímulo de esa imaginación. “

Confianza, placer, sensualidad, excitación y misterio… 

Las máscaras y antifaces tienen una larga historia erótica y sexual, al ocultar la personalidad y permitir liberarse de los tabúes sociales.
Cubrirse el rostro o simplemente los ojos con mascaras y antifaces hace que la temperatura y el erotismo suban de inmediato, tanto en un ambiente íntimo y privado, como en uno público. Una simple máscara puede ser toda una declaración de intenciones.

Las máscaras y antifaces no son solo un elemento que ocultan la identidad y cubren el rostro, sino que también, psicológicamente, facilitan un nuevo rostro que ayuda a liberarse de pautas de comportamiento y sentirse otra persona o adoptar un rol dándole una personificación extra.
Además, las máscaras y antifaces suelen asociarse mucho al Bondage-BDSM. En los juegos de sumisión y Dominación algunos las utilizan para despersonalizar, de forma que el individuo se convierta en un mero objeto sexual, y para eso suelen ser mayores, cubriendo toda la cara o incluso toda la cabeza. Como juguetes se pueden combinar con muchos otros accesorios BDSM. Convertirse en un objeto sexual está relacionado con la Dominación, con usar o ser usado, y concentrarse en la sexualidad en vez del cariño o la intimidad de pareja.

Máscaras y Antifaces Ciegos

Son los que privan del sentido de la vista, agudizando por el contrario otros sentidos como el oído o el tacto. Con ellos, aumenta la excitación y el deseo debido a la incertidumbre y el misterio de no saber qué vendrá a continuación. Son ideales para dejarse llevar y estar expuestos, con el pleno consenso que se le otorga a la pareja.


Suelen ser una banda ancha que cubre totalmente los ojos, al modo de los antifaces para dormir, y que por lo tanto no nos deja ver nada. Con este tipo de máscaras y antifaces, el sentido del tacto se centuplica, el oído se agudiza para intentar intuir.


Máscaras y Antifaces con aberturas para la visión
Su morbo reside en el toque de sofisticación y la excitación que otorga al rostro las mascaras y antifaces, que permiten observar las expresiones y sensaciones del otro, a la vez que a ti te confiere un tanto misterioso, excitante y sensual.

Mascaras y Antifaces, las capuchas Bondage-BDSM

Mascaras y antifaces, junto con capuchas que cubren la cabeza por completo, se emplean en diversas prácticas Bondag , intensificando sensaciones y emociones. Siempre de forma sensata y consensuada previamente entre adultos, estos usos no tienen por qué entrañar riesgos.

  • ·         Estética fetichista, donde el componente visual proporciona la mayor gratificación.
  • ·         Para el exhibicionismo público se emplea bastante la capucha, por erótica, y por resguardar la identidad.
  • ·         Para la privación sensorial, consiguiendo mayor sensación de dependencia en la parte sometida, al tener limitada la visión, el habla o el sentido del oído, y agudizando más otros sentidos.
  • ·         Para evitar que la parte sumisa controle las situaciones con sus sentidos por inercia, consiguiendo así que desconecte y se deje llevar. De hecho, algunas sometidas piden ser privadas de visión, para así poder soltarse a sentir y disfrutar, ya que viendo no se concentran y terminan poniéndose nerviosas.

·         La parte dominante puede usarla para causar respeto, misterio, morbo u ocultar una simple inseguridad inicial en el juego.

Universidad de BDSM






jueves, 3 de noviembre de 2016


Quería compartir algo que no hace mucho aprendí, y quizá todos sepan, pero nunca está de más compartirlo para quienes no. 
Quienes comparten este mundo BDSM , habrán oído hablar o ver la película , o leer el libro “La historia de O”.
Bueno , como todo curioso que soy y dado que para mí es una novela curiosa (desde el punto de vista de quien lo imagino y redacto para la época) empecé a indagar acerca del escritor.
Dominique Aury , es el nombre que aparece en todos los libros como autor de esta novela , y es el pseudónimo que usa la escritora Pauline Réage , trabajaba en una editorial como secretaria, era traductora y critica de libros. Recién a la edad de 86 años dijo ella ser quien escribió esta novela sin tener nada de autobiográfico, solo fantasías.
El libro está dedicado a su amante Jean Paulhan y algunas fuentes dicen fue su jefe en algún momento.
Saludos
CL.

*Off topic- Poniéndome a pensar en que la autora de este libro que era secretaria, y la película “La secretaria” . Fuera de los roles que pudieran tener. Todo pasa antes de llegar al jefe (o casi todo) por las manos de ella primero, cosas de suma urgencia, llamados, compromisos, papeles a firmar, etc. Se habían dado cuenta ustedes del “Poder” que tiene una secretaria? Está en ella el entregar en orden de prioridades lo que dará al máximo grado, si un tercero depende de ella para llegar al jefe y esta no lo hace llegar…que problema no?
En este caso una secretaria de un jefe de una editorial, la cual filtra por traductora y critica. Nunca será famosa tu obra si no pasa por las manos de ella antes, o tu empresa jamas trabajara para esta firma si ella te archiva en un cajón y así muchos casos en distintas empresas. (Obviamente dependerá de la política de la empresa pero en general es así). 

jueves, 27 de octubre de 2016



Por aquello de que , cada uno vive el “BDSM a su manera” (en lo personal cualquier manera que respete el “SSC”) y como resultado tiene el ser feliz, se me ocurrió ponerle de título a este post  “LA BIBLIA DE CADA UNO”.
Ya lo he dicho antes que somos una máscara y el producto de una cultura. Por lo tanto cada uno llego a este mundillo por distintas razones, y cuando nos encontramos con los gustos de los demás, por momentos nos parecen fuertes, incoherentes, que no pueden pertenecer a este mundo.
Y estamos en todo nuestro derecho de pensarlo,  decirlo.
 Por la manera que son transmitidos, defendidos, argumentados, etc. estos gustos. Podemos hacer un criterio sobre la otra persona (para bien, mal, como sea.), y por el mismo decidir si quiero o no este en mi entorno, tanto físico, como virtual.
En “mi juego”, existen protocolos y normas dentro de “mi sentido común” que son de respeto.
Las separo en dos, porque no pretendo que todos entren en “mi juego”, digamos que en este solo entran los que siguen esa línea, o interpreto están en ella. Con mi sumisa también existen protocolos y estos son aún más estrictos. El tema es que los protocolos los marque yo, y seguramente sean distintos a los del resto (cosa que veo normal y lógica).
La segunda es el respeto, algo que he aprendido, es que el sentido común es único de cada individuo al igual que diferente. Para mí el respeto es una cosa y quizá para otros sea una totalmente obtusa. Al ser este distinto y único, he aprendido a no esperar nada de nadie, ósea que lo que diga o haga, no me sorprenderá ya que de todas maneras no esperaba ni más, ni menos. Pero si procedo a sacarle el único poder que tiene sobre mi esa persona y es la atención y respeto. Ojo, quizá a la otra persona le dé lo mismo se lo saque o no , pero la verdad , el respeto y atención es lo único que puedo darle en este mundo BDSM.
También me he encontrado, con personas “incompletas” que no viven y disfrutan el BDSM (las comparo conmigo claro, que tengo la dicha de hoy poder vivirlo feliz), amparándose en años de sabiduría teórica y que en realidad nadie les ha conocido un sumiso, nadie alega haber tenido una sesión con esa persona. Soy de la idea de si quieres saber si fulano es un buen Amo, pregúntale a su sumiso si es feliz. Estas personas “incompletas” también, sienten la necesidad de “ser alguien” entre los miembros de la comunidad. Esa necesidad de hablar mal del otro con los demás, por el solo hecho de no estar de acuerdo en cómo se maneja en este mundo. Sobreponiendo sus argumentos como únicos válidos y verdaderos, personas que coaccionan de manera negativa por no estar de acuerdo, que expresan su opinión con el único fin de hacer mal y no ayudar al otro.  “Frustradas”, podría llegar a llamarlas porque no tienen la posibilidad de estar ni un 50% en la condición del otro que si vive como quiere. También son necesarias estas personas, ya que sus planteos son muy polémicos y por lo general provocan gran controversia y es curioso ver como adaptan posturas distintas a lo largo que aparecen argumentos más sólidos. En ocasiones como resultado refuerzan lo que uno pensaba y hasta lo complementa. Y en otras solo plasman su ignorancia (que no veo mal si como resultado formaron un criterio más sólido a lo que pensaban en comienzo).
Para mí el BDSM es simple, nada complejo. Tengo “amigos”, no tutores, los cuales acudo ante dudas, ante situaciones. No creo en los “títulos” que se ponen amparados en tiempo o experiencias.
Creo en lo que veo y noto, o deduzco.
Si eres Dominante y decides jugar en este mundo, Domina entonces, pero con respeto.
Abrir la mente y aceptarse, armando una escena dentro de lo más fundamental en el BDSM que es el SSC. Piensa en esa escena que te hace feliz y completo, para que cuando aparezca “esa persona” que por tu juego decida entregarse a esos placeres y el disfrute tanto como tú. Y así logras felizmente esa instancia llamada “sesión”.
No es difícil, para mí no es nada difícil el BDSM, conozco más personas con distintas “Biblias” pero igual resultado y sobre todo respetan, entonces digo… que bueno conocer personas así.
Nadie es mejor Amo que yo.  Los existen con más experiencia, pero no mejores que yo. Suena soberbio, pero quien me entienda sabrá que no lo es y en esto se identificara.
Mi “biblia” es ; no existe un mejor Amo que yo , mi juego como resultado será ser feliz. Y mientras respetare a todos los miembros que formamos esta comunidad.
Mi respeto a todos y gracias.

CL

viernes, 16 de septiembre de 2016




Sócrates, en sus relaciones con Xantipas, también se cuenta que mantenía una especie de relación sadomasoquista. 
Parece ser que el filósofo se hallaba tremendamente dominado por su mujer, que por otra parte le era tremendamente infiel con media Atenas, y a raíz de una enconada discusión sostenida entre ambos, en el momento en el que el filósofo se disponía ya a salir de su casa, la mujer le tiró a la cabeza un orinal, obviamente lleno. Entonces Sócrates exclamó: “¡Es natural que después de la tronada venga la lluvia!”.
En otra de sus vivencias, cuando iban caminando en un lugar público, y al darse cuenta que él no le prestaba atención, le quitó el manto que andaba y lo dejo desnudo, en la calle, quedando como Dios lo trajo. La mayor parte del tiempo pasaba reprochándole, gritándole y quien sabe cuántas cosas más. Todos le cuestionaban por qué aguantaba tanto y paradójicamente casi siempre él la defendía o justificaba.
Podría hablar aun mas de lo que es la relación , pero esta al alcance de todos poder conocer este otro personaje que es "Xantipas" en la vida Socrates.
Mi respeto.
CL.


jueves, 11 de agosto de 2016


Los presos eran atados según a la clase social a la que pertenecían o también según el delito que habían cometido; así ha simple vista podías saberlo viendo cómo estaban atados.
Algunas cuerdas que se utilizaban eran de sólo unos 30 cm. de longitud, mientras que otros llegaron más de 10 metros. La mayoría de las cuerdas eran de lino trenzado, que había sido golpeado hasta que se ablandaba. La cuerda de seda era usada para entrenamiento, también se utilizaba la cuerda de cáñamo.
Durante el periodo Edo se popularizó el uso de cuerda de color para indicar el tipo de crimen cometido:
La cuerda blanca se usaba con alguien que sólo había cometido un delito menor,
mientras que una cuerda de color azul se utilizaba para atar a delincuentes que habían cometido graves crímenes. Si una persona era de alto rango se usaba una cuerda violeta, en cambio si eran de bajo rango entonces se utilizaba una cuerda de color negro.
En el período Edo (1600 – 1868) los colores estaban en correspondencia con la estación del año y las cuatro criaturas guardianas chinas, además de las 4 direcciones:
  • Azul correspondía a la primavera (dragón 2 izquierda).
  • Rojo al verano – sur (fénix 3 al frente).
  • Blanco otoño – oeste (tigre 4 derecha).
  • Negro invierno – norte (tortuga atrás).

Y durante los días del perro (últimos días de julio y agosto) se utilizaba una soga de color amarillo.
Fuentes: http://www.artofcontemporaryshibari.com/ , www.bugeikan.blogspot.com , http://www.ecured.cu/ 
Caronte Leeialo.  

miércoles, 6 de julio de 2016


Últimamente he leído en foros y redes sociales algo que me ha llamado la atención y es que en hilos de conversación sale en algún momento la palabra “zoofilia” ya sea que dicen ser un límite muy duro y otros alegan que es parte del juego D/s.
En mi opinión la zoofilia NO PERTENECE NI TIENE QUE SER AMPARADA BAJO EL PARAGUAS DEL BDSM.
Intentaré explicarme con argumentos lógicos y sólidos, si puedo.
Lo primero que se aprende cuando empezamos a informarnos sobre BDSM son sus tres normas básicas y sensatamente inquebrantables: SENSATO, SEGURO Y CONSENSUADO. Y de estas tres surgió el RACK, que para poder ser debe pasar por el consenso.
Ahora también sabemos que el BDSM es un “juego” sexual entre adultos. Y si alguna de estas tres siglas falta (SSC) estaremos haciendo cualquier cosa, menos BDSM.
Empezare hablar con respecto al consenso; tiene el ser derecho humano a usar su superioridad física, mental, jerárquica o sexual usando a un ser vivo indefenso que no consensúa, que no tiene capacidad de raciocinio, que no puede defenderse?, por el simple gusto de satisfacer fantasías que le calienten, pasando por encima de quien sea?.
Al igual que un niño que no controla su sexualidad, pero que la tiene, los animales igual reaccionan a estímulos sexuales, y es en eso que se escudan para decir que no sufren ningún daño.
Un niño que no sabe de consenso igual reacciona con placer a la manipulación de un adulto que lo abusa sexualmente, y son muchos los casos de violación donde el violador estimula genitalmente a la victima para que sienta placer, y son suficientes los casos donde lo logran y de ahí se basan algunas de las culpas por las que algunas víctimas sufren.
Entonces, son muchas las fantasías que los seres humanos podemos tener, con las que podemos calentarnos, pero, acaso eso nos da derecho a llevarlas a cabo con quien no consensúa?, no me imagino que sea excusa que en la época griega y romana hubiera sexo con menores como forma de vida para que ahora los pedófilos se escuden en eso para decir que no está mal lo que hacen. Porque un animal vale menos que una persona? porque no habla? porque no razona?
Y esto no se trata de no hacer lo que no nos gusta y dejar que el prójimo lo haga si le gusta hacer, se trata de no permitir el abuso, simple y llanamente.

Abuso (RAE): ~s sexuales. 1. m. pl. Der. Delito consistente en la realización de actos atentatorios contra la libertad sexual de una persona sin violencia o intimidación y sin que medie consentimiento.

Lo primero que salta a la vista es que un animal no es persona, y ahí yo digo: y porque no es persona es permisible que se le abuse? Un acto antinatural como la zoofilia, no lo considero para nada Sensato , por que el abuso no lo es. Con respecto a lo Seguro no encontré absolutamente ninguna ETS's que tenga su origen probado y documentado en las prácticas zoofilicas , sin embargo no dejan de ser animales y por mas domesticados que estén actúan bajo instinto y pueden morder , y si no se tiene los cuidados como lo hacen los humanos entre si en el acto enfermedades como la sífilis y en este caso hasta paracitos pueden ser transmitidos. En muchos lugares está penado por lo cual es un delito asi que si me fijo en todo esto no es nada seguro.
 Creo que con esto me explicado básicamente porque la Zoofilia no debe estar amparada bajo el paraguas del BDSM.
Porque los Amos llamen de gatita, perra, zorra, etc., e incluso se juegue a roles de mascotas o incluso el Furry Fandom sigue siendo un escenario consensuado entre personas (humanos). Esta práctica, no debería estar propuesta dentro de un marco D/s propuesto por ningún rol dentro del BDSM, por que el BDSM no trata de abusos.
Lo que no está dentro del BDSM no se puede poner como limite .
Por otro lado mi abuelo siempre decía

…”cada cual que haga de su culo un jardín y se lo haga regar por quien quiera”…

Con lo expresado no hago un llamado desde el moralismo y lo estrictamente científico y medico.
Quienes disfruten de las prácticas de abuso, ya sea zoofilia, pedofilia, necrofilia, allá ellos, disfrutando su sexualidad abusiva sepárenlo del BDSM.

Voltaire

Espero que esta práctica sea bien lejos del BDSM.

Mi respeto.
Caronte Leeialo.

Fuentes:
Wikipedia.
Clasiweb
SEMIOLOGÍA PSIQUIÁTRICA Y PSICOPATÍA
ingridbuendia.blogspot.com

viernes, 17 de junio de 2016



Las reglas básicas del sadomasoquismo son consecuencia de los principios básicos del mismo.



1.Negociación. La participación en una sesión sadomasoquista debe ser negociada de antemano. Antes de que dos o más personas jueguen, deben tomarse todo el tiempo que sea necesario para dialogar seriamente de modo que puedan acordar con claridad quién hará qué, dentro de qué límites y durante cuánto tiempo. El mejor momento para negociar es antes del juego, preferiblemente mientras los dos jugadores están vestidos y ninguno está interpretando su rol. Cuando dos personas están juntas y solas, y una de ellas está desnuda y atada y la otra está de pie ante ella, con pinzas y otros elementos de tortura erótica, no es el momento de tener un intercambio serio de expectativas. Esta negociación garantiza un consenso informado que incluye una comprensión de los límites, cuánta experiencia tienen los participantes, cuánto durará la sesión, medidas de seguridad que se tomarán y qué actos específicos ocurrirán o no.

2.Confianza. Las personas deben participar en juegos sadomasoquistas únicamente con aquellos que conocen bien, en quienes tienen una gran confianza y con quienes tienen una buena relación. Es conveniente señalar también que la principal característica de un dominante de calidad es que vale la pena confiar en él. Por ello, es importante siempre pensar con la cabeza y evitar caer en la trampa del exceso de confianza ya que, participar en el sadomasoquismo con extraños o con gente a la que no se conoce bien, especialmente en privado, puede ser desastroso.

Asimismo, las personas participantes deberían pasar tiempo juntas después de una sesión para discutir lo sucedido y sus sentimientos al respecto. Una señal de una buena sesión es que las personas involucradas querrían hacerlo de nuevo. Teniendo en cuenta que la primera sesión con una nueva pareja es la más probable que salga mal, es mucho más importante que una primera sesión no acabe mal que no que acabe realmente bien. Como criterio general, un buen final donde acabar una primera sesión es aquel en el que ambas personas sienten que podrían haber ido más lejos.

3.Honestidad. Al fin y al cabo, el sadomasoquismo es algo que haces con alguien, no algo que haces a alguien. Por tanto, está prohibido extorsionar o manipular el consentimiento. No debe utilizarse la presión desleal para obtenerlo. Sólo se puede aceptar el consentimiento dado libremente. Un ejemplo de consenso obtenido de forma desleal es que el dominante diga al sumiso que puede optar por no obedecer, pero que si lo hace, la relación se acaba de inmediato. El enfoque "si realmente me amas, practicarías sadomasoquismo conmigo" también es reprensible, quizá especialmente si se intenta persuadir a la otra persona de ser sumisa. Si quien dice esa frase realmente ama a la otra persona, no la trataría de una manera tan injusta y ojalá la persona chantajeada sea lo suficientemente inteligente como para darse cuenta.

Un sumiso tiene el deber moral de ofrecerse al dominante de buena fe. No debería intentar controlar la sesión poniendo límite innecesarios; debería intentar aceptar de forma genuina los deseos de su dominante, a no ser que tenga un problema o una preocupación específicos. Ahora bien, mientras el dominante siempre debe aceptar cualquier rechazo, incluso uno injustificado, también puede decidir jugar de nuevo con un sumiso problemático. Un dominante siempre tiene el deber moral de actuar con preocupación por el bienestar del sumiso. Nunca debe preguntar o pedir algo del sumiso que podría, de alguna manera, dañarle seriamente.

4.Paciencia. La paciencia es una virtud fundamental en el sadomasoquismo. Conocer bien a alguien requiere tiempo, y estar dispuesto a invertir todo el tiempo necesario para conocer bien a una persona requiere mucha paciencia. Pero la paciencia no sólo es necesaria a la hora de conocer a una persona con el fin de averiguar si es un compañero compatible para el juego sadomasoquista. La paciencia es necesaria y fundamental en el mismo juego. Es conveniente empezar más despacio que despacio, y construir más lento que lento, ya que casi nunca una persona se verá metida en problemas graves por ir demasiado despacio. Por ello es recomendable no introducir demasiadas prácticas nuevas en una sola sesión, siendo preferible introducir sólo una cosa nueva durante una sesión.

La paciencia también es fundamental para estudiar las reacciones de la otra persona, ya que cómo reaccionará alguien a la atadura erótica es una cosa, pero cómo reaccionará a la sumisión erótica es una segunda reacción diferente y, aún más, cómo lo hará al dolor erótico es una tercera.

La paciencia también es necesaria para aprender a utilizar los distintos instrumentos que se pueden usar en el sadomasoquismo y siempre es conveniente tener presente que si se quiere ser bueno utilizando dichos instrumentos, primero es conveniente ser bueno utilizando las manos.

5.Prudencia. La prudencia es otra virtud fundamental en el sadomasoquismo. Conjuntamente con la paciencia, son claves para lograr un ejercicio responsable del sadomasoquismo. Y, aunque son necesarias tanto en el dominante como en el sumiso, no hay que olvidar que la responsabilidad principal de saber qué puede hacerse con seguridad reside en el dominante. La prudencia supone tener claro que más duro o más rápido o más complicado o más caro o lo más habitual no es necesariamente mejor.

La prudencia implica tener presente que hay tres aspectos en toda actividad sadomasoquista: la actividad en sí misma (lo que se hace), la técnica (cómo se hace) y la persona que lo hace, y que puede gustar, o no, cada componente por separado. Las personas prudentes tienen claro que si tiene que salir mal, normalmente sale mal cuando están aisladas, por lo que toman las medidas oportunas para minimizar los daños en el caso de que surja algún problema. Por otra parte, los jugadores prudentes nunca mezclan sentimientos de odio y venganza con los juegos sadomasoquistas y además nunca se meten a practicar sadomasoquismo cuando al menos uno de los participantes ha bebido demasiado o está cansado, emocionalmente trastornado o bajo los efectos de cualquier tipo de droga.

El dominante prudente lo experimenta en sí mismo antes de hacérselo a alguien. El dominante prudente tiene siempre presente que cuanto más puede relajarse mental y físicamente un sumiso, más lejos puede llegar y que cuanto más excitado está el sumiso, pudiendo éste llegar a convertirse en un auténtico ido, más dolor puede soportar debido al efecto de las endorfinas.

El dominante prudente sabe que nunca debe atar a un sumiso en una posición que requiera de su ayuda para liberarse ni tampoco atar ninguna parte del cuerpo tan apretadamente que empiece a perder sensibilidad o a hormiguear, al mismo tiempo que sabe que debe permanecer siempre al lado de una persona atada tan cerca como se estaría de un niño al cargo del cual se está.




Fuente: Compartido en un grupo de Gmail de autor desconocido. 
siguenos en facebook siguenos en Google+ siguenos en Twitter sígueme en Blogger Instagram

TUTORIAL DE PRACTICAS

Historial de entradas

QR-Code

Siga por correo electrónico

Nivel de visitantes

Blogs Recomendados

Seguidores

Translate

Aticulos en cuero BDSM

Muchas Opiniones

Tiempo BDSM

Publicaciones populares

Suscribirte en You Tube

Text Widget