miércoles, 1 de abril de 2015


Este artículo trata sobre mi visión de la humillación. Cuando uso el término humillación me refiero a una cosa: Juego de humillación seguro, sensato, y consensuado. No hablo sobre denigrar a alguien hasta el punto en que su mismo respeto queda herido, Me refiero a esa parte de nuestro estilo de vida dónde se humilla a alguien, poniéndolo en su lugar, de una manera sensata, segura y consensuada.
Ahora, alguien podría preguntar qué es lo que me hace "experta" en humillación. Bueno, no soy una experta, pero la humillación es "una cosa nuestra". Para mí es uno de los más importantes aspectos de una relación de BDSM, una de las más importantes herramientas que tiene un Dominante, mucho más importante que lo que puede ser un látigo. Y siento que es importante que otros vean que esa humillación es un juego sensato, seguro y consensuado, que es divertido, que no se trata de hacer que alguien se siente mal consigo mismo.
Pienso que usted puede muy fácilmente tener una relación de Dominante/sumiso sin que haya humillación, pero cuando se llega a la D/s estará allí, sólo debido al hecho de que una persona es dominante, la otra persona es sumisa, uno está en una posición de poder sobre el otro, tiene un posición más "elevada". Me humillo a mí misma por serle sumisa a él, y sólo a él. Sé que no soy "menos" que él, pero llego ahí porque eso es lo que nos envuelve a ambos.
Este es el motivo por el que siento que todos nosotros estamos implicados hasta cierto punto en la humillación, algunos sólo un poco, otros mucho. Por ejemplo: si su mejor amiga, que sabe que usted está metido en este tema, quisiera presenciar una sesión de azotes, pensaría.. "Qué humillante, ¿cómo puede hacer eso? O si pudiera observarte, arrodillada delante suyo o verte besarle sus pies, ¿le parecería humillante? Se lo parecería mucho, pero esto consideramos como algo normal porque probablemente usted lo hace con frecuencia y a usted no le parece humillante porque está acostumbrado a hacerlo.
Así es, nosotros usamos la humillación en nuestros juegos, nos humillamos a nosotras mismas ante nuestros Amos. Y yo realmente siento que la humillación es la esencia del juego de la D/s. Los límites de la humillación son de los que más pueden ampliarse, y ante muchos participantes sin que ellos lleguen a comprender incluso que están participando en un escenario de humillación.
¿Así pues, por qué la humillación tiene mala prensa entre los participantes en este estilo de vida?. Es porque miran la palabra humillación con ojos de persona que no está en el tema?
¿Por qué no miran la palabra golpear de la misma manera? Los golpes, en una relación BDSM están bien, pero son algo realmente malo en una relación convencional. La humillación es mala en una relación convencional, pero es, por lo menos en mi opinión, una parte esencial de una relación de BDSM, siempre que se realice de forma sensata, segura y consensuada.
La humillación no es para que alguien se sienta mal consigo mismo, es una herramienta para volver humilde al sumiso, para hacerle hacer cosas para el Dominante y que no haría por nadie más, para mostrarle su sumisión
Si esto se usa para hacer que se sienta mal, entonces se trata de un abuso. Incluso la humillación como castigo no puede ser una humillación abusiva, de igual manera que azotar como castigo puede no ser abusivo.
La humillación se da de muchas maneras. Siendo llamada con nombres como mujerzuela, puta, niña pequeña, hay humillación. Hay humillación siendo puesta sobre las rodillas de alguien para ser azotada. Siendo atada a una mesa con el culo desnudo en pompa hay humillación. Ser observada al ir al baño o que te envíen al baño, es humillación. Y todas esas cosas son buenas para mí.
Así pues, ¿cómo es posible que algunas situaciones se sientan como una humillación y otras no, incluso aunque esas cosas pudieran ser consideradas como humillantes? Creo que está en función de la frecuencia con que se hacen.
Arrodillarse, someterse a azotes, besar sus pies, estas cosas no hacen que me sienta humillada, ni que me hagan sentir humilde, aunque en mi interior pienso que eso es exactamente lo que es. Pero nosotros lo hacemos todo el tiempo, ya no puede haber sentimiento de humillación, y sin embargo todavía me coloca en un espacio de sumisión.
Otras cosas que se supone que me harían percibir la humillación no las hace muy a menudo: El no me hace arrastrarme y recoger imanes con mis pechos todos los días, y no me mete todos los días un speculum por mi culo para ver el interior. Así que cuando él lo hace, siento claramente la humillación. Y entonces entro en una situación muy sumisa cuando siento tan claramente la humillación.
Siempre surge una pregunta. ¿Por qué es esto humillación si a mí me gusta? Creo que esto es sólo humillación si a ti te gusta. Si se hace algo que no te gusta y que no puede discutirse, entonces eso no es humillación, es un abuso.
De igual manera que azotar no es azotar cuando no puede tratar sobre ese tema, entonces sería abuso. Si alguien, incluso mi Amo, me dijera que soy una cerda gorda, no sentiría humillación de la forma sensata, segura y consensuada como la usamos, me sentiría insultada.
Si mi Amo me llama su mujerzuela o su puta entro en un espacio de sumisión. Mi Amo tiene su propia teoría del porqué ocurre esto, pero no quiero robar sus teorías y exponerlas aquí.
La humillación me coloca en una disposición sumisa más que otra cosa. Hacer cosas para mi Amo que no haría para nadie más es un sentimiento imponente, imposible de describir.
Es algo así como "haría cualquier cosa por él", como un sentimiento de que "él realmente me posee" sintiéndose de verdad bajo su control. Cuando él susurra suavemente en mi oreja "sólo una muchacha realmente guarra se mojaría después de unos azotes" simplemente me voy, se acabó, soy suya.
Una cosa importante para recordar cuando se utiliza la humillación es que no se puede usar humillación dura con una pareja ocasional. Hay demasiado en juego en este caso. La salud emocional de la gente está en juego.
Antes de entrar en situaciones de ese tipo es necesaria mucha comunicación, intentando saber el máximo sobre su pareja. Y tiene que establecerse una palabra de seguridad. Puede arruinar una buena relación si la pone en el disparadero.
Puede hablar y discutir durante horas, pero los gatillos se disparan solos, vienen desde fuera del subconsciente y se puede estropear todo si no se actúa apropiadamente.
Algo que podría parecer como una cosa muy simple para mí, como que me llame su mujerzuela, puede ser algo terrible para otra hasta el punto de acabar la situación inmediatamente o incluso finalizar la relación.
Otro aspecto importante es el trato posterior. Abrazar, acariciar, hablar, significa el conocimiento de que él la respeta a ella como pareja. La humillación no está para llevar a alguien a lo más bajo y dejarle ahí.
Es una herramienta para llevar a alguien a lo más bajo y reconstruirlo nuevamente, llevándole incluso a un sitio más alto de lo que era antes. Ella tiene que estar segura que él sabe realmente quién es ella, y que él sabe lo que ella está dándole con su sumisión.

La humillación
Author:BoundLady (Marianne) ©
Traducio por Stephen

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en esta pagina.
Universidad de BDSM.

siguenos en facebook siguenos en Google+ siguenos en Twitter sígueme en Blogger Instagram

TUTORIAL DE PRACTICAS

Historial de entradas

QR-Code

Siga por correo electrónico

Nivel de visitantes

Blogs Recomendados

Seguidores

Translate

Aticulos en cuero BDSM

Muchas Opiniones

Tiempo BDSM

Publicaciones populares

Suscribirte en You Tube

Text Widget