jueves, 2 de abril de 2015


Posición del Cerdo (Hogtied) 
Atar juntos manos y pies; la clásica postura boca abajo con las manos atadas a los pies por la espalda.
Ver tutorial

Posición sobre Hombros (Over-arm tie) 
Es cuando se atan las manos a la altura de la nuca detrás de la cabeza. Hay varias formas de hacerlo, muñecas atadas a sus respectivos brazos, muñecas atadas entre si. Ya atados los brazos, se tensan con una cuerda hacia atrás y uniéndola al tronco a la altura del pecho o de la cintura, así evitaremos la posibilidad de tirar los brazos hacia adelante.

Posición del Águila Extendida (Spread-eagle) 
Consiste en atar los brazos y piernas por separado y abiertos, dejando al pasivo totalmente expuesto y vulnerable, generalmente en forma de cruz. Se puede utilizar una cruz o cuatro puntos en la pared para una posición vertical y los barrotes de una cama para una horizontal. Al tensar se pierde movimiento. 

Posición de Atadura de Rana (Frog-tie) 
Es una posición de esclavitud en donde los tobillos se atan junto con los muslos, quedando una posición que se asemeja a una rana agachada. Las muñecas pueden atarse a la espalda o juntándolas con los muslos respectivos. Coloca a la persona sumisa en una posición vulnerable, pero no la deja completamente inmovilizada, pudiendo moverse aunque con unos movimientos muy torpes.

Posición de Bola (Balltie) 
Se ata a el sumiso en forma de de bola. Los pies deben tocar las nalgas, las rodillas en el pecho, pasando las cuerdas por debajo de las rodillas y la espalda-. Las manos deben ir a la espalda y los codos lo más juntos posible. Cuidado con la presión sobre el abdomen, no impidamos la respiración. 

Posición de Codos tocándose (Elbows touching) 
Se atan los codos juntos en la espalda y las manos normalmente en posición player, no se recomienda para todos los sumisos ya que requiere mucha flexibilidad. Es una posición que deja el pecho bastante expuesto

Posición de Plegado Salvaje (Savage Fool) 
Se atan las manos cruzándolas a la espalda; luego se sienta para realizar lo mismo con los pies, se puede hacer un collar con la cuerda o el de uso en las sesiones y se une la argolla con la cuerda de los pies acercando el cuello lo máximo posible a los pies (si no disponemos de collar, se puede hacer algo parecido atando los pies al arnés del pecho).

Posición Pretzel-hogtie Giaku-Ebi 
Partiendo del hogtie, una cuerda va del arnés de los hombros a los pies y otra de la mordaza o la venda a las rodillas, provocando la inclinación de la espalda. Es una postura muy incómoda, que hay que trabajar con sumo cuidado, no usar mucho tiempo y, sobre todo, no forzar más allá de la movilidad/flexibilidad natural de cada cuerpo. 

Bondage Japonés

Un poco de léxico y unos pasos sencillos de Bondage.
El arte de realizar un bondage estilo japonés. 
Hojo-jutsu 
Arte marcial consistente en la inmovilización de prisioneros.
Shibari 
Acción de bondagear a alguien. 
Shibaritai 
Cuando el Maestro indica su deseo de bondagear a la sumisa. 
Shibararetai 
Cuando la sumisa indica su deseo de ser bondageada por el Maestro. 
Shiatsu 
El masaje de los centros energéticos del cuerpo humano. 
Musubime 
Nudo. 
Nawa 
Cuerda. 
Nawashi 
Un artista de la cuerda. 
Asanawa 
Cuerda tradicional japonesa. 
Karada 
Cuerpo – por extensión, el bondage que envuelve el cuerpo. 
Shinju 
Perlas – por extensión, el bondage de los senos. 
Sakuranbo 
Cerezas – por extensión, el bondage de las nalgas. 
Kotori 
Suspensión mediante el bondage. 
KINBAKU 
El arte japonés del encordamiento. 

Es importante resaltar desde un principio la oposición del concepto entre el bondage japonés y los cordajes de orientación occidental, que solo pretenden generalmente la inmovilización del sujeto. 

El que podemos también llamar arte del shibari, tiene también otros aspectos, como la calidad estética del conjunto cuerda-atamiento-sumisa, y una especie de «masaje» que consiste en el efecto energético –negativo o positivo- sobre ciertos puntos del cuerpo de la sumisa, relacionados con los meridianos energéticos del cuerpo humano, según la tradicional medicina oriental. 

Inventada como una técnica de sutil y muy codificada forma de tortura hacia los prisioneros, el bondage se construye por etapas, con una considerable atención a los tiempos: primero se inmovilizan el tronco, luego las nalgas y el vientre, y finalmente se inmoviliza el cuerpo en su conjunto.

Aunque los japoneses utilizan tradicionalmente cuerdas de arroz o/y yute por sus características de manifiesta rugosidad, podemos usar también cuerdas de algodón o nylon de 8 a 12 mm de diámetro y de 10 a 15 metros de largo, como parte básica de nuestro equipamiento. El contar con algunas cuerdas cortas, de tres o cuatro metros, aunque rompe la ortodoxia del bondage tradicional, nos favorece mucho al comienzo la tensión a ejercer sobre ciertas partes del cuerpo. 

Vamos a introducirnos en las 3 prácticas básicas: 

Shinju : Bondage de senos – las perlas. 
Sakuranbo: Bondage de nalgas, sujección del sexo - las cerezas. 
Karada: Bondage , corporal entero. 

SHINJU – “Las Perlas”. 
3 cuerdas cortas o una larga y una corta 
1. Envuelve el torso con una cuerda, justo bajo los senos, no muy fuerte pero manteniendo una presión constante. Anuda la cuerda en la espalda, a la izquierda de la columna vertebral, cuyos bordes forman una línea de puntos de shiatsu que pueden ser estimulados.
2. Repetir la operación con otra cuerda, pero justo sobre los senos, a no ser que se emplee una sola cuerda para ambas partes.
3. Doblar la cuerda 3 y pasarla bajo las otras entre los senos. Cruzarla una o dos veces y luego llevarla hacía la espalda formando una V. Tensar la cuerda a fin de sostener y erguir los senos. Anudar nuevamente la cuerda en la espalda, pegado a la columna vertebral, pero no encima de ella. 

4. La presión mantenida sobre los senos, los irá haciendo cada vez más sensibles y la estimulación de los puntos del shiatsu ejercerá igualmente un efecto notable. 

SAKURANBO – “Las Cerezas”. 
De una a tres cuerdas 

1. Toma una cuerda, la doblas y haces un nudo simple de forma que puedas hacer un bucle. Coloca el bucle bajo el ombligo, enlaza el talle y pasa luego los extremos de la cuerda por el bucle. 2. Volver a descender con la cuerda hacia el coño, pasarlo entre los labios, a ambos lados del clítoris
Variante: para estimular el ano, el coño u ambos, practicar nudos a lo largo de la cuerda. Para facilitar el uso sexual de la sumisa con penetración, se puede pasar una parte de la cuerda por los labios.

3. Volver a remontar entre las nalgas y anudar a la que ciñe el talle. Las otras dos cuerdas se enrollan en torno a ambos muslos, justo bajo las nalgas. Ata cada cuerda sobre el exterior del muslo, dejando unos 30 cm. libres. Con ese trozo, sube hacía la espalda, apartando ligeramente las nalgas al subir, y la atas a la de la cintura, como siempre a un lado de la columna. El nombre de esta técnica proviene de la forma de ambas cuerdas alrededor de los muslos, que evoca un par de cerezas. 

KARADA – “EL Cuerpo” (Arnés corporal) – 
Una cuerda larga. 
1. Pliega la cuerda en dos, y pásala alrededor del cuello de la sumisa, dejando caer cada trozo a cada lado del cuerpo. 
2. Hacer un nudo justo por encima de los pechos, otro entre los pechos, el tercero a mitad de camino entre el segundo y el ombligo, y el cuarto entre el ombligo y el coño (para una estimulación mayor, puedes añadir un nudo al nivel del clítoris y otro para estimular el ano). 
3. Pasa la cuerda entre las piernas, luego súbela a lo largo de la columna vertebral y pasa los extremos por el bucle del cuello (podemos también empezar de nuevo en la espalda, antes de pasar los extremos). 
4. Separa ambos extremos y tráelos sobre el tórax, uno por cada lado, justo bajo los pechos. 
5. Pasa ahora bajo las cuerdas, y vuelve sobre la espalda, haciendo un nudo. 
6. Plegar la cuerda en dos, pasarla alrededor del cuello de la sumisa, dejando caer un trozo por delante de cada lado del cuerpo. 
7. Hacer un nudo justo por encima de los pechos, otro entre los pechos, el tercero a mitad de camino entre el segundo y el ombligo, y un cuarto nudo entre el ombligo y el sexo (para estimular aún más, puedes añadir un nudo a la altura del clítoris y uno para estimular el ano). 
8. Pasar la cuerda entre las piernas, subir a lo largo de la columna vertebral y pasar ambos cabos por el bucle del cuello (también puedes empezar de nuevo hacia la espalda, antes de pasar los cabos por el bucle). 9. Separar ambos cabos, traerlos sobre el tórax, uno por cada lado, justo bajo los pechos. 
10. Pasa los cabos bajo las cuerdas, y llévalos a la espalda para hacer allí un nudo (o pasarlos en el bucle de la espalda). 
11. Luego empezar de nuevo esa misma operación hasta el fin de la cuerda: traer hacia delante, pasar bajo las cuerdas, volver hacía atrás, anudar, traer adelante. 
12. Ahora, puedes si lo deseas y tienes cuerda suficiente, atar manos, pies, brazos o piernas, o atar a un poste, una puerta. 
Precauciones: 
Cuando se pasa rápidamente grandes largos de cuerda entre otras cuerdas y la piel de la sumisa, debemos de proteger ese “paso” para evitar quemaduras en la piel. 
Ten siempre una tijeras fuertes al alcance de la mano y comprueba que puedes cortar la cuerda en caso de emergencia.

Jamás pases un lazo apretado alrededor del cuello de la sumisa.

Cuida de comprobar regularmente las extremidades de la sumisa bajo bondage; si palidecen primero y luego se tornan azules y frías, es porque las cuerdas están demasiado apretadas y la sangre no circula adecuadamente. 

También son señales alarmantes la sensación de picazón o entumecimiento en los miembros. 

En esos casos, deshaz inmediatamente los lazos y fricciona los miembros afectados con alcohol o similar para hacer circular la sangre de nuevo.

Una palabra o “gesto de seguridad” es conveniente, en especial si el dominante carece de experiencia en el arte del bondage. 

La sumisa podrá indicar mediante una acción pactada previamente, su malestar o su decisión de abandonar la sesión de bondage. 

Trata de averiguar las condiciones físicas de la sumisa: si padece tensión baja extrema, problemas cardiorespiratorios o déficit de circulación, deberías replantearte lo apropiado de una sesión de Bondage. Y recuerda: no se trata de un simple “jugar a las cuerditas”.

A veces, las sensaciones que una sumisa puede experimentar durante una sesión de bondage pueden llegar a niveles insospechados y rozar los límites de lo mágico.

No es un juego más, salvo que te limites a sencillas ataduras de pies o manos – y aún así. Se ponen en marcha resortes que conectan al individuo con su lado más oculto y protegido: un terreno inexplorado que conviene estudiar con ánimo tranquilo y tiempo abundante. 

La sumisa, las cuerdas y el Máster, forman un triangulo mágico cuyo resultado puede ser unas gratificantes horas, un tiempo de increíbles emociones... o el éxtasis.
Trabaja en cuatro formas: 
1. La cuerda, como un sostén, soporta los pechos. Este sostén se siente confortable. 
2. Senos y pezones (estos pezones dieron a este bondage su nombre) 
3. Se vuelven más sensibles al tacto. 
4. Da las sensación de ser “empaquetados” juntos, lo que es confortable, se siente seguro, y ayuda al sentimiento de sumisión. 

Las cuerdas entran por debajo de los pechos y los nudos contra la columna vertebral proporcionan el masaje erótico. Esto es relajante como también excitante.

(Traducción del cuadro de dibujo: Puede agregar pequeñas cuerdas aquí, para apretar los enlazados juntos, y adicionar presión extra a los senos.) 

Puede crear aquí una sensación erótica extra haciendo uno o dos nudos extras en la soga, los cuales tocarán el clítoris y/o el ano. 

Seguidamente, tome otra línea de 2.74 m y enrósquela alrededor del extremo de la parte superior de la pierna, justo debajo de las nalgas. 

Asegúrese de dejar una punta de aproximadamente 25 a 30 cm y ate ambas puntas juntas. 

Los nudos estarían justo en la parte de afuera, presionando contra el culo. Haga lo mismo alrededor de la otra pierna. 

Ahora tome el largo de las puntas, condúzcalas cruzándolas sobre el culo hacia la espina dorsal y átelas al enroscado de la cintura. 

Estas dos puntas y los nudos contra la parte inferior del culo forman la cereza, que le da el nombre a este bondage. 

SUKARANBO.
Este trabaja en dos formas:
Ver video tutorial 

Masaje erótico: Directamente a la zona erótica primaria tanto como al culo y a la parte más baja de la espina dorsal. 

Seguridad y comodidad. 

(Traducción del dibujo: Asegúrese que su primer lazo alrededor de cada pierna siga cuidadosamente la línea justo debajo de las nalgas, en donde está la mayor intensidad de estimulación erótica.)

Detalle picante: Puede usar fácilmente estos bondages debajo de su ropa corriente y por un largo período de tiempo. 

Pruebe de ir de compras, tener una agradable cena o ir al cine de esta forma 

El bondage hará su trabajo, lentamente pero seguro y es también una maravillosa promesa de las cosas que vendrán. 

En lugar de usar nudos puede también intentar usar uno o dos pequeños dildos.

Fuente; El Palacio del BDSM















2 comentarios:

  1. Hola a mi me gustaria ser atado pero en una forma bien estirado y abierto sera que alguien sepa en hacermelo gracias

    ResponderEliminar

Gracias por participar en esta pagina.
Universidad de BDSM.

siguenos en facebook siguenos en Google+ siguenos en Twitter sígueme en Blogger Instagram

TUTORIAL DE PRACTICAS

Historial de entradas

QR-Code

Siga por correo electrónico

Nivel de visitantes

Blogs Recomendados

Seguidores

Translate

Aticulos en cuero BDSM

Muchas Opiniones

Tiempo BDSM

Publicaciones populares

Suscribirte en You Tube

Text Widget