lunes, 2 de enero de 2017


Se podría decir, y es válido, que las máscaras y antifaces son un fetiche dentro del mundo BDSM, pero me parare a darle una interpretación más significativa apartándola del fetiche propiamente dicho, y darle una pequeña reseña histórica.
A lo largo de la historia humana, las máscaras han sido utilizadas con propósitos muy diferenciados, de acuerdo con la cultura y la religión de las personas que han adoptado este objeto. Por lo general, permiten el acceso a universos regidos por la imaginación o las dimensiones espirituales invisibles. Los narradores a menudo suponen el uso de máscaras para dar más vida a sus narraciones, mientras que muchos de los eventos de la propia naturaleza que no se podían explicar eran comprendidos a través del recurso de estas herramientas de ilusión e imaginación.



“Cuando enriquecemos nuestras experiencias usando la imaginación, estamos ejerciendo el poder del erotismo. En este caso veré al antifaz y la máscara, como estímulo de esa imaginación. “

Confianza, placer, sensualidad, excitación y misterio… 

Las máscaras y antifaces tienen una larga historia erótica y sexual, al ocultar la personalidad y permitir liberarse de los tabúes sociales.
Cubrirse el rostro o simplemente los ojos con mascaras y antifaces hace que la temperatura y el erotismo suban de inmediato, tanto en un ambiente íntimo y privado, como en uno público. Una simple máscara puede ser toda una declaración de intenciones.

Las máscaras y antifaces no son solo un elemento que ocultan la identidad y cubren el rostro, sino que también, psicológicamente, facilitan un nuevo rostro que ayuda a liberarse de pautas de comportamiento y sentirse otra persona o adoptar un rol dándole una personificación extra.
Además, las máscaras y antifaces suelen asociarse mucho al Bondage-BDSM. En los juegos de sumisión y Dominación algunos las utilizan para despersonalizar, de forma que el individuo se convierta en un mero objeto sexual, y para eso suelen ser mayores, cubriendo toda la cara o incluso toda la cabeza. Como juguetes se pueden combinar con muchos otros accesorios BDSM. Convertirse en un objeto sexual está relacionado con la Dominación, con usar o ser usado, y concentrarse en la sexualidad en vez del cariño o la intimidad de pareja.

Máscaras y Antifaces Ciegos

Son los que privan del sentido de la vista, agudizando por el contrario otros sentidos como el oído o el tacto. Con ellos, aumenta la excitación y el deseo debido a la incertidumbre y el misterio de no saber qué vendrá a continuación. Son ideales para dejarse llevar y estar expuestos, con el pleno consenso que se le otorga a la pareja.


Suelen ser una banda ancha que cubre totalmente los ojos, al modo de los antifaces para dormir, y que por lo tanto no nos deja ver nada. Con este tipo de máscaras y antifaces, el sentido del tacto se centuplica, el oído se agudiza para intentar intuir.


Máscaras y Antifaces con aberturas para la visión
Su morbo reside en el toque de sofisticación y la excitación que otorga al rostro las mascaras y antifaces, que permiten observar las expresiones y sensaciones del otro, a la vez que a ti te confiere un tanto misterioso, excitante y sensual.

Mascaras y Antifaces, las capuchas Bondage-BDSM

Mascaras y antifaces, junto con capuchas que cubren la cabeza por completo, se emplean en diversas prácticas Bondag , intensificando sensaciones y emociones. Siempre de forma sensata y consensuada previamente entre adultos, estos usos no tienen por qué entrañar riesgos.

  • ·         Estética fetichista, donde el componente visual proporciona la mayor gratificación.
  • ·         Para el exhibicionismo público se emplea bastante la capucha, por erótica, y por resguardar la identidad.
  • ·         Para la privación sensorial, consiguiendo mayor sensación de dependencia en la parte sometida, al tener limitada la visión, el habla o el sentido del oído, y agudizando más otros sentidos.
  • ·         Para evitar que la parte sumisa controle las situaciones con sus sentidos por inercia, consiguiendo así que desconecte y se deje llevar. De hecho, algunas sometidas piden ser privadas de visión, para así poder soltarse a sentir y disfrutar, ya que viendo no se concentran y terminan poniéndose nerviosas.

·         La parte dominante puede usarla para causar respeto, misterio, morbo u ocultar una simple inseguridad inicial en el juego.

Universidad de BDSM






2 comentarios:

  1. Me gustan las máscaras, te aislan de la gente, te dan otra identidad que nadie conoce y jamas podrán conocer porque es un sentimiento visceral, unico, vibras.

    ResponderEliminar
  2. Un artículo muy esclarecedor sobre unas de mis ocultas pasiones. Aquí donde resido, la máscara, es sinónimo de diversión desenfrenada sobre todo ahora en febrero, eso en público. Yo prefiero su uso en privado como escusa para desinibirme y cruzar esa puerta a la total entrega a mi dominante.

    ResponderEliminar

Gracias por participar en esta pagina.
Universidad de BDSM.

siguenos en facebook siguenos en Google+ siguenos en Twitter sígueme en Blogger Instagram

TUTORIAL DE PRACTICAS

Historial de entradas

QR-Code

Siga por correo electrónico

Nivel de visitantes

Blogs Recomendados

Seguidores

Translate

Aticulos en cuero BDSM

Muchas Opiniones

Tiempo BDSM

Publicaciones populares

Suscribirte en You Tube

Text Widget