viernes, 15 de mayo de 2015


Los peligros son reales. A menudo se ve a los sumisos como presa fácil ya que su naturaleza sumisa puede ser manipulada por alguien que sabe como para permitir abusos. Un sumiso, durante una escena, es totalmente vulnerable a cualquier cosa que el Dominante decida hacer. Esta vulnerabilidad física puede fácilmente ser utilizada por personas sin escrúpulos para causar daño, en algunos casos irreparable. No merece la pena  sufrir daño no deseado por ninguna cantidad de orgasmos.

Otro peligro es involucrarse con alguien que es un abusador. Los abusadores no actúan así desde el principio de una relación. Saben que si lo hacen no podrán retener a la persona que desean. Lo hacen cuando pasa el tiempo, cuando saben que su víctima ya no se ira.

La vulnerabilidad de un sumiso a la violación es una posibilidad real. Algunos ven a los sumisos como "esclavos sexuales" que son promiscuos y fáciles. Esto puede sesgar las expectativas del sumiso y es fácilmente manipulable por una persona que sale a por un polvo. Una persona puede usar esto para intimidar al sumiso o directamente reducirlo, pensando que al sumi le gusta "jugar duro".

Un sumiso también es muy vulnerable a abuso, daño emocional y psicológico. A los sumisos a menudo se les dice que deben respetar y obedecer al Dominante, sin que se les diga que esas dos cosas no se dan automáticamente al primero que dice que es Dominante. Esto se puede utilizar contra el sumiso para obligarlo a hacer algo que realmente no desea, y el sumiso se puede encontrar en una situación que no sabe manejar y de la que no ve salida.
Diferenciemos unos de otros
1.- El juego BDSM es siempre consensuado. El abuso nunca lo es.

2.- Los jugadores BDSM planean sus actividades con el fin de minimizar los riesgos para el bienestar físico y emocional de todos los participantes. Los maltratadores, no.

3.- El juego BDSM es negociado y acordado a lo largo del tiempo. El abuso no.

4.- El juego BDSM puede mejorar la relación entre los jugadores. El abuso, no.

5.- El juego BDSM puede realizarse en presencia de otros que lo apoyen; incluso se celebran fiestas con este propósito. El abuso necesita aislamiento y secretismo.

6.- El juego BDSM tiene reglas responsables y acordadas entres todos. El abuso carece de tales reglas.

7.- El juego BDSM puede ser solicitado, incluso deseado, por la parte sumisa. Nadie solicita abiertamente el abuso, pese a que las personas autodestructivas pueden algunas veces intentar provocarlo.

8.- El BDSM se realiza para el placer erótico consensuado y/o el crecimiento personal de los participantes. el abuso, no.

9.- El juego BDSM puede ser parado en un instante, en cualquier momento y por cualquier razón cuando la parte sumisa utiliza la palabra de seguridad. La vícitima no puede parar a su maltratador de esa manera.

10.- En el juego BDSM la parte dominante siempre mantiene sus emociones bajo control. Las emociones de un maltratador están siempre fuera de control.

11.- Tras el juego BDSM, la parte sumisa siente gratitud hacia la parte dominante. Una víctima nunca siente gratitud por el abuso.

12.- Los jugadores BDSM no sienten que tienen el derecho intrinseco, en virtud de su género, ingresos, o cualquier otro factor externo , de controlar el comportamiento de su pareja. Los maltratadores normalmente lo hacen.




Extraido de :
Palacio BDSM
Peter Melman
           

1 comentario:

  1. Creo que hay que tener cuidado, mas aun cuando se esta enojado o con stress

    ResponderEliminar

Gracias por participar en esta pagina.
Universidad de BDSM.

siguenos en facebook siguenos en Google+ siguenos en Twitter sígueme en Blogger Instagram

TUTORIAL DE PRACTICAS

Historial de entradas

QR-Code

Siga por correo electrónico

Nivel de visitantes

Blogs Recomendados

Seguidores

Translate

Aticulos en cuero BDSM

Muchas Opiniones

Tiempo BDSM

Publicaciones populares

Suscribirte en You Tube

Text Widget