sábado, 18 de abril de 2015

Soy sumisa y tengo la suerte de saber que soy sumisa no por haberlo leído en un libro, o en un blog, ni por haber oído a otros hablar de sumisión. Sé que soy sumisa porque Él me mostró que lo era, porque supo conducir por los intrincados caminos de mi alma y llevarme donde yo no sabía que ya estaba, porque me hizo sentir más feliz que en toda mi vida la primera vez que me permitió estar a sus pies. Los primeros meses juntos me llevaron al cielo. Estallaba de alegría cada vez que jugaba conmigo, cada vez que se excitaba haciéndome maldades, cada vez que sacaba la sumisa que estaba encerrada en mi interior y me liberaba colocándome sus cadenas. 

Pero entonces empecé a investigar. Me di cuenta de que muchas cosas no parecían adecuarse a lo que "debía" hacerse, que quizá había hecho cosas peligrosas sin saberlo, y me asusté. Me sentí inconsciente y empecé a pensar si realmente estaba segura haciendo lo que hacía o me estaba comportando como una niña tonta demasiado confiada. Mi confianza ciega comenzó a flaquear pues me dije que la confianza debe ganarse con el tiempo y no entregarse a la primera. Me alejé de mi sumisa interior, de quien yo era en realidad, por aquella que debía ser. Esto me influyó tanto para temer cosas que ya había practicado, como para llevarme a hacer cosas que realmente, en mi fuero interno, no quería hacer, pero que se suponía que eran de un "bajo nivel" para una sumisa, tal y como veía en todas partes.

He cometido muchos errores como sumisa, y más aún como pareja, pero mi mayor error fue creerme los mantras, querer saber sobre todo, aprender por mi cuenta en lugar de aprender de Él y lo que él quería que hiciera, la curiosidad mató al gato -a la perra, en este caso- y yo misma me condené por ello.

Por eso creo que es necesarísimo recordar que está bien leer, saber, aprender y es genial conocer la teoría... pero creo que es mucho mejor saber lo fundamental (nociones de seguridad, sobre todo) y después ir aprendiendo al ritmo que te marque la persona a la que decides entregarte.

En definitiva, creo que por fin he vuelto a mi cauce, aunque quizá sea demasiado tarde. Por fin asumo que lo importante es vivir, sentir, y ser feliz, da igual si mi ideal de felicidad no se adapta a lo común, a los cánones o a lo que debe ser ... porque es lo que yo quiero vivir, y si cometo errores que sea por dejarme llevar y que pueda mi Amo corregirlos, y no porque crea saber más que Él o porque quiera ser una sumisa modelo. 

No volveré a seguir el camino marcado, estoy esperando a que exista un "Él" que quiera marcarme el camino.









0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en esta pagina.
Universidad de BDSM.

siguenos en facebook siguenos en Google+ siguenos en Twitter sígueme en Blogger Instagram

TUTORIAL DE PRACTICAS

Historial de entradas

QR-Code

Siga por correo electrónico

Nivel de visitantes

Blogs Recomendados

Seguidores

Translate

Aticulos en cuero BDSM

Muchas Opiniones

Tiempo BDSM

Publicaciones populares

Suscribirte en You Tube

Text Widget