martes, 3 de marzo de 2015

Generalidades Las ataduras y la inmovilización son una fantasía común para mucha gente. Algunos prefieren la lucha y la posibilidad de escapar, otros disfrutan de la sensación de capturar y mantener a otra persona en cautividad. Las ataduras con cuerdas pueden usarse como inmovilización accesoria para un juego posterior, o como un fin en sí mismo con patrones y formas complejos, diseñados para cautivar con su belleza a un participante voluntario. Este taller cubre aspectos relativos a la seguridad que debe rodear a las ataduras con cuerdas, la selección y los materiales de las cuerdas, los nudos básicos y ligaduras inmovilizadoras sencillas. Tras estos aspectos básicos sigue una comparación entre los estilos Occidental y Oriental con las cuerdas, junto con un ejemplo de una atadura japonesa. El taller se relaja con algunas puntualizaciones y trucos para mejorar tus habilidades en las ataduras y una visión general de los recursos disponibles en papel y en Internet. Esta guía se ha escrito a modo de instrucciones para la persona que aplica las ataduras, el término pareja se utiliza para indicar a la persona sobre la que se aplican las ataduras. Datos biográficos Soy un fanático adorador de las cuerdas y un educador sexual que ha encontrado un hogar en la comunidad no convencional del Medio Oeste de los EE.UU. Cuando no estoy de viaje a actividades relacionadas, colaboro con el grupo CUFFS (GRILLETES) de la Universidad Estatal de Iowa, y participo en la junta del grupo de TNG1 Min-KY (Minnesota Kinky Youth) de Minneapolis. Aunque soy un miembro relativamente nuevo de la “escena” me he presentado a numerosas actuaciones a lo largo del país, incluyendo el Kinky Kollege, Shibaricon, Denver Bound y Beyond Leather. Como presentador procuro facilitar un entorno de aprendizaje cómodo y realista para todos los géneros, orientaciones y niveles de experiencia.
 Historia Las cuerdas han sido herramienta, juguete, accesorio para el vestido y elemento decorativo a lo largo de la historia humana. Sus usos son muchos y variados, pero hay que recordar que las cuerdas también se han usado como armas e instrumentos de tortura durante mucho tiempo. “¿Qué haremos con un marinero borracho?” - Esta vieja canción marinera nos ofrece un vistazo del uso de las cuerdas en el pasado- “hacerle que pruebe a la hija del capitán” no se refiere a una cita apetitosa, sino más bien al gato de nueve colas, formado deshaciendo, en sus partes constituyentes, un trozo de cordón triple de cuerda de jarcia y, a menudo, haciendo nudos en los extremos para realzar un poco su mordedura. Ahorcar, Arrastrar y Descuartizar – Mientras el ahorcamiento todavía se utiliza hoy en día como forma de ejecución (como nos lo recuerdan recientes sucesos mundiales), en el pasado se practicaron castigos más sangrientos, con mucho, en los casos de alta traición y regicidio. Hojujitsu - Este arte marcial japonés se inventó para la captura, transporte, inmovilización y tortura de prisioneros y se utilizó a partir del período Edo del siglo XVII y siguió siendo practicado por la policía japonesa hasta la Segunda Guerra Mundial. Se usaban diferentes formas de inmovilización según el estatus social de las personas o el método de transporte. También está establecido que los prisioneros eran vueltos a atar en las distintas fronteras para mantener las formas de atar de una escuela en secreto para la siguiente. La tortura mediante cuerdas también se practicaba en Japón con ataduras inmovilizantes, forzando a arrodillarse sobre plataformas de tatami de paja y suspensiones completas o parciales. Los principios del Hojujitsu son la funcionalidad, la seguridad, el secreto y la belleza. Seguridad y Negociación Bajo el esquema RASK (Risk Aware Consensual Kink), es importante comunicar las consideraciones de seguridad durante las negociaciones y por eso se presentan ambas cosas en el mismo apartado. Para las ataduras con cuerdas son de aplicación las reglas de seguridad básicas de lo pervertido y se han escrito muchos volúmenes sobre negociación, salvaguardas, controles de referencia, evitación de tóxicos y en general sobre protección para uno mismo. Lee, por favor, la sección de recursos al final de este manual para profundizar en temas introductorios. Hay, sin embargo, consideraciones adicionales sobre seguridad y negociación para las ataduras con cuerdas de las que  habría que ser consciente. Bajo ningún concepto pretende esto ser una lista completa, sino más bien la que procede de mi experiencia y aprendizaje personal. Mientras siga en activo la lista seguirá creciendo. Consentimiento – No, esto no es específico de las cuerdas. Sí, es el elemento más importante de cualquier actividad pervertida o sexual. Asegúrate de cual es la definición legal del consentimiento en tu jurisdicción. Aspectos médicos No dejarse dominar por el pánico – Los profesionales de la salud son los únicos que deberían diagnosticar los problemas médicos. Lo que podría parecer un daño en los nervios puede, de hecho, ser una distensión cuya hinchazón bloquea temporalmente la vía nerviosa. Los médicos ven todo tipo de dolencias y hay un montón de profesionales conocedores de las prácticas pervertidas en los listados de la NCSF2 . Recuerda, cada uno es responsable de su propia salud y de la salud de los que tiene a su cuidado. Circulación – Cortar el suministro sanguíneo a un miembro y a sus correspondientes terminaciones nerviosas provoca el adormecimiento de ese miembro. En la vida diaria puedes experimentar cortes de circulación cuando se te duerme un miembro y normalmente no es un problema. Probablemente lo que ha ocurrido es que la postura en la que te sentaste o dormiste no permitía el flujo sanguíneo adecuado y ahora que te has levantado y te mueves de nuevo las sensaciones volverán a la normalidad. Aunque sea importante restablecer la circulación en un tiempo razonable, no hay, probablemente, por que preocuparse si tu pareja tiene todavía el control de sus manos y pies. Sin embargo si el adormecimiento va acompañado de dolor o incapacidad para el movimiento, es algo mucho más serio y tiene que ser tratado inmediatamente. Compresión o Daño Nervioso – El adormecimiento provocado por la compresión o el daño de los nervios es mucho más preocupante que los problemas circulatorios. Si tu pareja experimenta adormecimiento y es incapaz de mover las extremidades, quítale inmediatamente las ataduras. Las vías nerviosas a menudo resultan expuestas cerca de las articulaciones, donde hay mucho menos músculo para protegerlas; por esta razón evita atar o enrollar sobre las articulaciones, en las ingles o en la parte externa de la parte superior del brazo. Dañar estas vías nerviosas podría traer como resultado la pérdida permanente de sensibilidad y movimiento en un miembro.
 En todo caso es importante restablecer la circulación y la función nerviosa tan pronto como sepas que ha sido degradada. Presta atención a posibles movimientos anómalos de las manos o pies de tu pareja y, cuando los observes, pídele que mueva las manos o los pies y te informe de adormecimientos o problemas de movilidad; otra buena prueba es hacer que tu pareja te agarre la mano. El adormecimiento y las restricciones circulatorias en sí mismas no deben suponer una gran preocupación, pero si están acompañados de dolor son mucho más peligrosos. Esta cita de Jay Wiseman resume muy bien las cosas: “El dolor bueno está bien, el dolor malo está mal”. Asfixia / Asfixia Posicional – No ates la cuerda rodeando la parte delantera del cuello de nadie. Las ataduras que producen un efecto similar al de una camiseta sin mangas, de las sujetas al cuello y sin espalda, pueden estar bien, pero nunca bloquees las vías de entrada de aire con las cuerdas. Además del atado del cuello, se producen otros peligros de asfixia cuando se coloca a alguien en una posición que hace difícil respirar al cabo de un rato. Una posición difícil puede convertirse en fatal si se mantiene sin cambio durante el tiempo suficiente. Recuerda también que las mordazas, combinadas con cualquier juego, incrementan sustancialmente los riesgos, debido a la reducción de la posibilidad de comunicación y a las dificultades respiratorias. Asma, Diabetes, Fibromialgias y otras situaciones médicas – La tensión y la excitación pueden provocar ataques de asma, los diabéticos tienden a tener una circulación periférica peor, las personas con fibromialgias pueden no ser capaces de soportar físicamente una postura que hubiera sido correcta en otras circunstancias... No somos profesionales de la medicina y no hay manera de que podamos ser conscientes de todo lo que puede afectar a la salud de una persona. Si alguien con problemas médicos está preocupado sobre su capacidad para jugar es hora de consultar la opinión de un médico. Heridas e intervenciones quirúrgicas antiguas – Las articulaciones de cualquiera han tenido diferentes experiencias vitales. Cuando se esté tratando de una escena con cuerdas, pregunta a tu pareja si tiene alguna herida antigua o si alguna posición le resulta incómoda. Puede que tu pareja haya dormido de forma extraña la noche antes o que recientemente se haya torcido un tobillo que ahora está tierno. Busca heridas quirúrgicas en las articulaciones de tu pareja o cercanas a ellas, porque aunque algunas veces se haya olvidado de un codo roto hace muchos años, ¡su cuerpo seguro que se acuerda! Ten presente que todo lo que se necesita para seguir adelante con una magnífica escena puede ser ligeras modificaciones de una postura. Tu Pareja Observación y comprobación – Nunca dejes sola a una persona atada. La comprobación regular del estado de tu pareja evitará que tu escena “atado a la cruz” se convierta en una escena de suspensión, a aún peor, de asfixia. Igual que con cualquier otra representación, el que alguien se haya metido demasiado a fondo en el subespacio puede ser una buena razón para no usar la palabra de seguridad contigo. Cuando estéis explorando un nuevo tipo de juego, de ataduras o cualquier otro, situad el umbral un poco más bajo por si no hubierais estimado adecuadamente vuestros límites o capacidades.
Movimiento y escape – Mucha gente disfruta con el reto de liberarse de sus ataduras. Pesos que se desplazan y cautivos que se retuercen pueden trasladar algunas ligaduras a sitios inadecuados. Así que, mientras tomas nota de que debes atar mejor la próxima vez, presta atención a las posturas peligrosas y estate listo para dejar a un lado el ego y decir “¡Tú ganas! Todavía no te has soltado, pero estoy seguro de que lo harías – Solo que no quiero que arriesgues tu salud en el intento.” Marcas de las cuerdas – Los cuatro tipos de marcas asociados normalmente a las cuerdas son: las marcas de presión creadas en la piel por los arrollamientos, las quemaduras de las cuerdas al tirar de ellas con demasiada rapidez rozando la piel, las marcas de pellizco provocadas por capilares rotos en zonas donde los arrollamientos no eran uniformes y moraduras provocadas por nudos mal colocados. Las marcas de presión desaparecen con relativa rapidez, son las mismas que las marcas de la almohada que muestra tu cara después de un sueño largo y profundo. Las quemaduras de cuerda son iguales que las que producen los roces, evita las quemaduras de cuerda utilizando cuerdas de material diferente, haciendo las ataduras más despacio o manteniendo la cuerda separada de la piel mientras tiras a través de los lazos. Los pellizcos se pueden evitar atando más holgadamente o pasando un dedo por debajo de los arrollamientos para tirar de ellos y acercarlos unos a otros. Planificar la escena es la mejor forma de evitar las moraduras de los nudos, crea tus ataduras de manera que los extremos de las cuerdas no queden debajo de tu pareja si está tumbada o forzada en una postura particular. A medida que te vayas familiarizando con la identificación de los distintos tipos de marcas de cuerda se convertirán en una gran herramienta para evaluar la seguridad y efectividad de tus ataduras. Equipamiento Inspección – Se necesita un equipamiento seguro para un juego seguro. Tómate tu tiempo para desenrollar la cuerda o para inspeccionarla visualmente, antes de añadir otro trozo a tus ataduras. Presta especial atención al centro de la cuerda si la doblas para atar. Si una o dos de las hebras se está rompiendo, la tensión en los arrollamientos solo la podrá mantener la hebra restante, reduciendo efectivamente el diámetro y la resistencia de la cuerda. Tijeras de Seguridad / Gancho de Corte de Seguridad – Las herramientas de corte diseñadas para los profesionales EMT3 y otros profesionales de respuesta a emergencias, son indispensables cuando se practican ataduras con cuerdas. Los compañeros de juego cuestan muchísimo más que la cuerda, y, si necesitas salir de un apuro, solo una herramienta de corte fiable hará el milagro. Las tijeras EMT tienen un extremo romo que puede usarse para meterlo entre la cuerda o ropa y la piel, sin causar heridas. Una buena forma de probar las tijeras es usarlas cuando estés cortando una cuerda nueva en trozos, o rematando los extremos, un corte limpio en todo el diámetro de la cuerda indica unas buenas tijeras. Los ganchos de corte de seguridad son otra opción en esta situación. Se basan en  el mismo principio que las tijeras; sin embargo utilizan una hoja mucho más afilada y no dependen del movimiento de tijera. Una nota respecto a las navajas: algunas personas tienen una fe ciega en las navajas, pero, sin un entrenamiento o experiencia adecuados, las navajas pueden hacer más mal que bien. Utiliza tu buen juicio cuando elijas que herramienta es adecuada para tu estilo de juego. Aumento de la Seguridad – Aunque hay muchas consideraciones de seguridad respecto a las cuerdas, no olvides que combinar la inmovilización con otros tipos de juego puede mejorar la seguridad de esas actividades. Por ejemplo, el uso del látigo requiere precisión dentro de un margen pequeño de distancias, y un receptor atado no podrá moverse casi nada. Entorno Alimentación, bebidas y pausas para ir al baño – “¡Claro, date prisa, y no me mees las cuerdas!” Para una buena escena es necesario un equilibrio saludable entre la hidratación, la alimentación y la eliminación. Mientras que exigir premeditadamente a tu pareja que beba mucha agua antes de la escena puede funcionar para conseguir una humillación excelente, las interrupciones no planificadas pueden ser más difíciles de acomodar cuando está atada con firmeza. Consideraciones respecto al entorno – Los extremos de las cuerdas estarán sueltos, el calor aumentará, y antes de que te des cuenta, criaturas peludas estarán retozando por el espacio de juego. Vigila las cosas de los alrededores que puedan ser golpeadas por cabos de cuerda extraviados, tales como bebidas y velas. Cuando aplicas una atadura, aunque sea sencilla, al cuerpo de tu pareja, puede llegar a calentarse sorprendentemente, así que recuerda que cuando añadas cuerda necesitas bajar la temperatura. A los gatos les encantan las cuerdas y todas las cosas que se les parecen. Aunque puedan estar contentos de sentarse en los laterales de una sesión de azotes ¡muchos no pueden resistir el impulso de cazar los extremos sueltos por el suelo y la cama! Como siempre, ten cuidado al preparar el sitio para la escena. Objetos – La primera idea de la gente cuando piensa en ataduras suele ser atar a alguien a las esquinas de la cama. Esta es una posición de la que es muy difícil escapar y puede ser demasiado inmovilizadora para alguien nuevo en las ataduras. Atar a alguien a un mueble de mazmorra o a una anilla de la pared también podría ser buscarse problemas, si la persona corre riesgo de desmayarse. Asegúrate de que el mueble no va a vencerse y que las anillas no están lo bastante sueltas como para dejar caer a tu pareja, si se carga en ellas demasiado peso. Las negociaciones iniciales pueden exigir que se coloquen tijeras al alcance de tu pareja o que se eviten puntos fijos y muebles. Las ataduras en suspensión están más allá del alcance de este documento, pero ten en cuenta que las anillas no suelen haber sido instaladas con la firmeza necesaria, o diseñadas para mantener el peso que se exige para esta actividad. Ataduras Tensión – Distribuir la tensión de unas ataduras sobre una zona de superficie más grande reduce significativamente el riesgo de daños en los nervios y de problemas circulatorios. La forma más fácil de cubrir más superficie sin incrementar el diámetro de la cuerda es mediante ataduras sin apretar que incorporan múltiples vueltas de cuerda.Recuerda, no obstante, que más vueltas de cuerda de un diámetro más pequeño no consiguen distribuir el peso o la presión si la tensión en las vueltas es diferente. La mayoría de las cuerdas se expanden cuando están húmedas, transformando un grillete flojo en un torno de banco con un nudo extra prieto. Si trabajas con una cuerda que se humedecerá (sí, esto incluye al sudor), déjala con un margen adicional y afloja los nudos para evitar problemas de antemano. Vendas - Las vendas de cuerda pueden someter a los ojos de una persona a más presión de la deseada; considera, en su lugar, una venda tradicional. Pellizcos – Aunque no supongan una tremenda preocupación para la seguridad, los pellizcos pueden ser dolorosos y echar a perder la excitación durante una escena de cuerda y pueden dejar más marcas de las deseadas. Cuando realices ataduras con vueltas múltiples asegúrate de no retorcer la cuerda y de no dejar espacios entre las vueltas. Planificar liberaciones rápidas / Trabajar por etapas – Aunque es bueno tener una herramienta de corte a mano, también es importante saber lo rápidamente que se sueltan las diferentes partes de la atadura. Envolver a alguien con una cuerda de 100 pies (unos 30 metros) y tener que ajustar la tensión en un punto particular de la atadura, puede volverse imposible si la atadura se hizo con un solo trozo de cuerda. Trabaja por etapas y añade cuerda a las partes preexistentes de la atadura, en vez de utilizar un único trozo de cuerda para toda la atadura. Esto permite modificar secciones específicas sin quitarla entera, y, desde la perspectiva del juego, te permite reutilizar partes de la atadura para posturas adicionales. Temas avanzados sobre ataduras Los temas que siguen están más allá del alcance de este documento y se incluyen para despertar la conciencia del lector. Antes de tomar parte en cualquiera de estas actividades busca instrucciones y recursos que se puedan aplicar a lo que te interesa. Todos los participantes son responsables de su propia seguridad, juega dentro de tus posibilidades. Ataduras intensas o apretadas – Algunas personas disfrutan particularmente aplicando o siendo objeto de ataduras muy prietas o siendo colocadas en posturas particularmente difíciles cuando están atadas. Se recomienda adoptar medidas especiales y tener en cuenta referencias adicionales cuando se exploren juegos de este tipo, debido a los problemas nerviosos y circulatorios involucrados en tales ataduras. Inmovilización a largo plazo – Los cuerpos de las personas tienen límites diferentes. La duración de una atadura básica no es mayor de dos horas generalmente, pero hay quien disfruta al estar atado durante periodos de tiempo mayores. Las articulaciones y los músculos pueden producir calambres con el paso del tiempo y pueden necesitar una atención especial cuando se desatan. Consultar el Erotic Bondage Handbook (Manual de las Ataduras Eróticas), de Jay Wiseman, para obtener información sobre el control de estas situaciones.Autoataduras – Mucha gente disfruta atándose a sí misma o puede que no tenga una pareja con la que participar en las ataduras. Aunque haya mucho material para ataduras disponible en la red, debes ser consciente de que las cosas pueden ir muy mal en soledad. Cuando juegues solo considera establecer una llamada de seguridad para ti mismo. Suspensión – Aunque algunas de las ataduras de este documento pueden soportar cargas, se requieren ataduras muchísimo más seguras y conocimiento adicional antes de que alguien pueda meterse en ataduras de suspensión. No puedo, de forma responsable, enseñar ataduras de suspensión sobre papel o en un grupo grande, ni me siento cómodo adiestrando a individuos en la suspensión ¡porque todavía tengo mucho que aprender yo mismo! La suspensión realizada incorrectamente corre el riesgo de incumplir cada una de las consideraciones anteriores sobre seguridad y se considera juego extremo. Por favor busca instrucción individual o en pequeños grupos, impartida por un practicante experimentado en las ataduras antes de intentar recrear o inventar cualquier escenario de suspensión. Esta instrucción se puede obtener en muchos de los eventos y talleres listados en la sección de eventos de este documento.
Conoce tus cuerdas 
Las cuerdas vienen en muchas formas, tamaños y materiales diferentes. He aquí algunas básicas. Anatomía – A menos que seas mago tu cuerda tiene dos extremos y una parte media. Si doblas la cuerda de modo que se toquen ambos extremos, el lazo que se forma en el medio de la cuerda se llama seno4 . Material – Desde tiempos remotos las cuerdas se han hecho de muchos materiales diferentes incluyendo plantas fibrosas (cáñamo, yute, pita, algodón), plásticos (MFP polipropileno multihilo, nailon) e incluso metal (para utilizaciones industriales como soportes de puentes en suspensión). Los materiales sintéticos son hipoalérgicos, muy fáciles de limpiar y no necesitan acondicionamiento especial antes de usarse. La cuerda de nailon de la ferretería es la más barata y la más fácil de conseguir. El nailon es blanco y normalmente se vende por tamaños además de en paquetes de 50 y 100 pies (unos 15 y 30 metros). El nailon blanco se puede teñir de colores variados. La cuerda MFP se puede conseguir en una gran variedad de colores brillantes y opacos y es magnífica para los entusiastas del color. Las cuerdas de fibra natural vienen a la vida con una textura áspera e implacable y pueden necesitar un acondicionamiento antes de usarse para las ataduras. A algunas fibras naturales como el yute, el agua les afecta de forma negativa y por ello no deberían ser expuestas a fluidos corporales con parejas múltiples. Otra consideración respecto a las cuerdas de fibras naturales es que pueden activar alergias al césped en algunas personas. El cáñamo es una buena fibra natural para usar porque tiene gran resistencia y se da poco de sí, y también se puede suavizar mediante tratamiento y se puede lavar en lavadora. A alguna gente le gusta la sensación de la cuerda basta, especialmente la cuerda de pita que se puede encontrar en la mayoría de las ferreterías. Ten en cuenta que las fibras de pita son rígidas y quebradizas, lo que les da cierta tendencia a dejar esquirlas en la piel. Longitud – Además del diámetro, la longitud es la otra cuestión capital para los que son nuevos en las ataduras con cuerda. Se ha hecho mucho esfuerzo en mantener diferentes longitudes de cuerda, como cuerdas o látigos, con códigos de colores y marcas especiales cerca de cada extremo. Si utilizas principalmente la cuerda para inmovilizar las manos de tus parejas en las esquinas de la cama o en una cruz de San Andrés, puedes usar longitudes mucho más pequeñas que si te gusta crear corsés de cuerda sin tener que añadir nuevos trozos cada par de vueltas. Algunos te recomendarán utilizar longitudes basadas en el tamaño del cuerpo de tu pareja, pero si juegas con muchas parejas o no vas a atar siempre la misma parte de tu pareja puede que no tengas la longitud adecuada. Longitudes corrientes para los trabajos con cuerdas de estilo japonés son 7m, 8m y 30 pies (unos 9m). Otra regla general se basa en la envergadura (longitud del brazo extendido), que dice cuantos tirones necesitas para pasar toda la cuerda a través de un lazo o atadura. (Cuando se dobla por la mitad, una cuerda de 30 pies es ligeramente más larga que el doble de la envergadura de una persona de 6 pies). Diámetro – El diámetro de la cuerda determina muchas de sus propiedades, incluyendo la resistencia, capacidad para hacer nudos, peso y anchura de una vuelta. Las cuerdas más finas llenan mucho menos la bolsa de las cuerdas y permiten atar áreas más delicadas, incluyendo ataduras en los genitales o la cabeza, mientras que las cuerdas más gruesas recuerdan a las ataduras de damiselas en apuros “atadas a las vías del tren”. Las cuerdas más gruesas también proporcionan una mayor área superficial cuando se enrollan partes del cuerpo y es menos probable que provoquen compresión de los nervios. La mayoría de las cuerdas para ataduras se encuentran entre ¼ y ½ pulgada (o 6 y 8 mm) de diámetro. Trenzada o torcida – Históricamente las cuerdas se hacían con fibras naturales enrolladas en cabos, y estos cabos se enrollaban juntos en direcciones opuestas para hacer una cuerda. La mayoría de las cuerdas torcidas utilizan tres cabos, y contendrán el 100% de su material constitutivo. Las cuerdas trenzadas, por otro lado, son mucho más suaves y lisas y las hay de unos cuantos diseños distintos cuya diferencia más notable es la presencia de un núcleo. Ten presente que el núcleo de una cuerda trenzada puede estar hecho de materiales desconocidos (identificados en la bolsa o el carrete como “fibras 100% mezcla”) que pueden tener una elasticidad diferente de la cubierta. Esto puede ser peligroso, porque la diferencia de elasticidad puede afectar a la tensión de tus ataduras. Algunas personas compran cuerda con núcleo y extraen el núcleo una vez que han cortado la cuerda, creando una cuerda mucho más suave que se aplana más sobre la piel de uno. La cuerda trenzada sólida tiene la misma apariencia externa que la que tiene núcleo pero es mucho más densa y está hecha al 100% de su material constitutivo. Estiramiento – Las cuerdas de nailon y polipropileno se dan mucho de sí, lo que quiere decir que unas ataduras muy estrictas pueden escurrirse y deslizarse 20 minutos más tarde. Por otra parte, la fibra natural se da muy poco de sí y mantendrá la tensión mucho más tiempo. Las cuerdas de escalada varían dependiendo de su diseño y uso. Se calibran por su tasa de estiramiento, algunas diseñadas para absorber el impacto de una caída (elevada elongación estática) y otras diseñadas para levantar una carga estática (baja elongación estática).Tasa de quemadura – Tirar de una cuerda, enrollada contra la piel o que rodea partes del cuerpo, puede transformar rápidamente un sensual deslizamiento en un abrasamiento clamoroso. Los materiales fibrosos naturales tienden a rozar o erosionar cuando se tira a lo largo de la piel; sin embargo los materiales sintéticos lisos queman mucho más rápidamente y se dice por ello que tienen una tasa de quemadura alta. Haz pasar la cuerda a través de los dedos cuando utilices una cuerda que no te resulte familiar o sea nueva; mientras evalúas la tasa de quemadura, tu pareja se retuerce en su asiento preguntándose que es lo que le espera. ¿Todavía te preguntas que utilizar? Elige juguetes con los que puedas conectar. ¿Te encanta la utilidad del nailon que encontraste en el garaje? ¿Eres un alpinista al que le encanta la resistencia de la cuerda de escalada? ¿Te encanta el aroma terroso de las fibras naturales? ¿Prefieres las marcas de cuerda producidas por la cuerda torcida? ¿Sientes que los materiales de alta densidad (como el cáñamo) son más poderosos que los sintéticos? Terminaciones de las cuerdas Mientras que el seno está bastante claro, las terminaciones de las cuerdas de la gente son tan variadas como las personas que las usan. Un problema respecto a cortar una cuerda es que los extremos tienden a deshilacharse si no se rematan adecuadamente y con el paso de los años se han utilizado muchas formas para terminarlas. A menudo resulta más fácil rematar las terminaciones antes de cortar la cuerda, de esta forma el material no se deshilacha después de cortarlo. Anudar – Con diferencia, la forma más rápida de rematar una cuerda es hacer un medio nudo apretado en el extremo y eliminar lo que sobra. Esto crea pequeños nudos en los extremos de la cuerda que resultarán muy útiles para suplementarla. Aforrar – Aforrar la cuerda supone enrollarla con algún tipo de hilo, a menudo hilo de seda, para evitar que el extremo se deshilache. Existen muchos métodos de aforrar las cuerdas, desde el más simple de enrollar y remeter, a los métodos “a prueba de bomba” utilizados desde antiguo por los marineros. Abajo se presenta un ejemplo de aforrado; hay muchos más disponibles en Internet5 . Encintar – Enrollar los extremos con cinta aislante es otro método sencillo y rápido de reducir el deshilachado y consigue terminaciones muy limpias, y, puesto que existe cinta aislante de muchos colores, puedes coordinar las distintas longitudes o casar tus juguetes favoritos. Antes de cortar un nuevo trozo de cuerda enrolla como una pulgada (unos 2,5cm) de cinta aislante alrededor de la cuerda y corta por el centro de la cinta. De esta forma se consiguen extremos encintados limpiamente con muy poco derroche.Fundir – Fundir los extremos de las cuerdas sintéticas crea una masa sólida de plástico en el extremo de la cuerda, que no se puede desenredar. A menudo cuando compras cuerda a granel, utilizan un “cuchillo” eléctrico para fundir la cuerda, pero puedes conseguir el mismo efecto pasando brevemente los extremos por una llama hasta que empiecen a fundirse. Engomar – La herramienta de engomar6 es un artículo común en muchos bancos de trabajo de pervertidos y también se la puede usar para rematar las cuerdas. Puedes engomar un trozo de cuerda en forma de U dentro de la herramienta, dejar que se seque y luego cortar para conseguir los remates.

Nudos
Si pensabas que la escuela de vela o esa latosa medalla al mérito resultaron difíciles, ¡verás lo que te espera! Uno de los lamentos comunes que acechan a las ataduras con cuerdas es “no sé nada de nudos.” Lo malo es que puede ser difícil atar sin nudos, pero lo bueno es que se necesitan muy pocos nudos para una atadura eficaz. Los cuatro nudos que siguen te llevarán muy lejos ¡y probablemente ya conozcas algunos!
Nudo cuadrado (nudo de rizo o llano) – El nudo cuadrado, el clásico “derecha sobre izquierda, izquierda sobre derecha” es un nudo realmente práctico y no deslizante, que se puede usar para hacer un grillete que no se tense bajo presión. También se le conoce como nudo de arrecife. Nudo directo (medio nudo, malla o simple) – Este es el nudo más fácil de hacer y solo requiere el final de un trozo de cuerda. Los nudos simples son los que se forman en los cordones de los zapatos y pueden ser difíciles de deshacer. Es un nudo pequeño que se puede usar en los extremos de la cuerda en vez de aforrarlos. Además de ser fácil de hacer, el pequeño nudo es perfecto para añadir trozos de cuerda cuando avanzas en tu atadura ¡y el leve crepitar del nudo al pasar por debajo de una vuelta cuando tiras de los extremos de la cuerda a su través se añade a la diversión!
  Cabeza de alondra (ligada del vaquero o de acollador) – Este nudo constrictor, que nunca debe usarse solo, como grillete, se utiliza para enganchar la cuerda a unas ataduras preexistentes, para crear corsés de cuerda, y se puede usar para enrollar los miembros de tal manera que se creen muchos puntos de enganche para uso futuro. Si utilizas extremos anudados en la cuerda, uno de los usos más bonitos de este nudo es el enganche de una cuerda nueva al final de otro segmento.

Medio ballestrinque – Usado tal cual, el medio ballestrinque es una forma rápida de utilizar cuerda extra en una atadura, y, una vez duplicado o triplicado, se puede usar para mantener cualquier cuerda bajo tensión mientras se permite una cierta capacidad de deslizamiento para ajustar la tensión. Si encuentras que dos medios ballestrinque se deslizan con demasiada facilidad añade un tercero o un cuarto, puesto que materiales diferentes tienen tasas de rozamiento diferentes.


Cuando todo lo demás falla, ¡enrollar y meter! Una de las formas más espléndidas de terminar una atadura de una forma agradable es enrollar la cuerda sobrante alrededor de alguno de los elementos de la atadura y meter los extremos por debajo de la última vuelta. Esto no solamente ahorra el volumen y la complejidad de añadir nudos, también proporciona un bello elemento visual al trabajo.

 Sustitución de inmovilizaciones clásicas
La mayoría de las cuerdas son más baratas que los grilletes de cuero, y otros muchos inmovilizadores son aún más caros. Muchas de las inmovilizaciones utilizadas en las representaciones pervertidas se pueden reproducir con ataduras rápidas y eficaces. Cada una de estas ataduras empieza en el seno y crea un gran sistema de poleas para colocar los nudos fuera del alcance y proporciona un fácil ajuste de la longitud una vez atado. Los cuerpos se pueden reducir conceptualmente a una composición de columnas. Los brazos, piernas y torsos son las columnas individuales. Atadura en columna simple – Empezando con el seno, pásala dos veces alrededor del brazo de tu pareja justo por encima de la muñeca (pasos 1 a 3). Después de la segunda vuelta, pasa el seno por encima de las vueltas (4) y luego por debajo del grillete (5). Haz un nudo llano utilizando lo que sobra del seno y la cuerda principal para completar el grillete (6 y 7). Añade vueltas adicionales si te apetece, dependiendo del grosor de la cuerda, pero recuerda, los pasos 4 y 5 aseguran que cada una de las vueltas ejerce la misma fuerza si se tira de ella.

Atadura en dos columnas
Coloca dos brazos paralelos el uno al otro y enrolla el
seno dos veces alrededor de ambos miembros, dejando un espacio generoso entre las
muñecas (1 y 2). Después de la segunda vuelta, cruza el seno con la cuerda que queda,
de modo que queden paralelas a los brazos (3). Pasa los extremos de la cuerda al otro
lado de la atadura y complétala con un nudo llano (4 y 5; estas dos fotografías se
tomaron desde abajo de los brazos)
Atrapabrazos
 Empieza con una atadura en dos columnas como la descrita más arriba. Enrolla la cuerda sobrante alrededor de ambos miembros y pasa los extremos hacia atrás a través del arrollamiento por el centro de los brazos (2), asegura el arrollamiento pasando los extremos entre los brazos en dirección a las manos y vuelve a pasar el extremo hacia la parte delantera de la atadura para volver a hacer otra vuelta (3). Repite los pasos 2 y 3 con la cuerda sobrante y luego asegura los extremos por detrás del cuello con un nudo llano (6). ¡Siéntete creativo con la atadura a dos columnas! Imagina distintas posturas posibles al alinear columnas diferentes. Brazo con antebrazo, muslo con pantorrilla, brazo con pierna, brazo con torso, brazo izquierdo con antebrazo derecho... ¡añade una segunda pareja y las posibilidades empezará a parecer que no tienen fin!
Estilo y enfoque
 Para algunos las ataduras acaban aquí. Son un medio para un fin, concretamente inmovilizar para preparar un juego adicional. Tanto la aplicación de cera, los cortes, los azotes con manos, varas, látigos o paletas, muchas actividades pervertidas se benefician de la inmovilización física. Esta utilización pragmática de las ataduras es suficiente para la mayoría. También pueden ser un fin en sí mismo, ataduras que van más allá, las ataduras solo por ellas mismas. La imaginería cultural oriental y occidental han influido en los estilos clásicos de las ataduras que se practican en esas zonas.
Ataduras occidentales – Houdini, los rodeos, damiselas en apuros, interrogatorios de detectives, Bettie Page, Wonder Woman... estas son las imágenes de ataduras que se han inculcado en la cultura de los EE.UU. Las ataduras clásicas occidentales usan cuerdas únicas de gran diámetro, blancas, de algodón de longitudes variables y a menudo suponen situaciones apuradas, como ser atado a las vías del ferrocarril, arrastrado por un caballo, atado a un tronco en un aserradero. Estas imágenes aparecen en las primeras películas, en la fotografía fetichista temprana, dibujos animados, e incluso en la cultura pop moderna. Las ataduras occidentales abarcan muchos estilos, inocente, desordenado, minimalista y exagerado, pero el objetivo está a menudo firmemente enraizado en la funcionalidad. Ataduras estilo japonés – Las ataduras y los juegos con cera son tan preponderantes en Japón como lo son los látigos y las cadenas entre los pervertidos occidentales. Con sus raíces Hojujitsu, los diseños de las ataduras estilo japonés se hacen eco de elementos de las artes marciales. Ataduras en caja, arneses corporales y suspensiones totales o parciales son algo que se ve con frecuencia en la pornografía, el manga y el hentai. Las posturas que se ven normalmente en las ataduras japonesas son las de sumisión y humillación más que las de cautivos luchadores. También se representan ampliamente la exposición y la vergüenza, puesto que las modelos japonesas reflejan en sus rostros la tristeza y la introspección cuando están atadas, completamente vestidas y luego descubiertas lentamente de una manera vergonzosa. Las ataduras de estilo japonés utilizan generalmente cuerdas de cáñamo o yute de 7-8m, a menudo con colores naturales más que teñidas. Siendo tan importantes en la cultura japonesa la presentación y el estilo visual, incluso un cuerpo atado con firmeza se considera un lienzo, donde la simplicidad o los modelos de nudos intricados, arrollamientos y retorcimientos constituyen un cumplido artístico hacia una actividad sencilla en otros aspectos. Shibari – Igual que el plegado del papel y el servir el té se han convertido en artes altamente ritualizados, así también ocurre con las ataduras con cuerda. Este estilo de ataduras formalizadas se conoce como Shibari y lo practican y enseñan en Japón multitud de maestros. Las ataduras Shibari se han diseñado muy meditadamente y se ejecutan con belleza, funcionalidad, seguridad y teniendo presentes una gran cantidad de criterios adicionales, reminiscencia del Hojujitsu. Estos diseños se pretenden repetibles y se enseñan a los estudiantes con la intención de que los practiquen y adquieran maestría. Mientras que todo esto parece envuelto en el misterio, resulta muy claro que el concepto de Shibari en el Japón tiene una definición muy estricta que no necesita ser validada o actualizada, de modo que puede incluir a gente que ha aprendido su estilo basándose en imágenes o vídeos salidos de Japón, o a gente que no ha recibido instrucción formal. Males comunes relacionados con las ataduras con cuerdas son “¡Necesita demasiado tiempo!” y “¡No sé que hacer a continuación!” Aunque el tener una magnífica habilidad en cualquier terreno lleva tiempo y práctica, no se exige la magnificencia para pasárselo bien. Recuerda que estás atando un objeto de belleza y deseo. Igual que el arte macarrónico que hacías para tus padres en la escuela primaria, se valorará cualquier intento. Con toda la variedad de cuerdas, cuerpos, habilidades y demás, es de esperar que tus ataduras no se parezcan exactamente al ejemplo en el que te hayas basado o a la idea que se presentaba al ojo de tu mente. ¡Ser flexible, relajarse y disfrutar son cosas muy útiles para conseguir la mayoría de tus propuestas! Desatado y cuidados posteriores El desatado consigue su propia sección porque ¡mucha gente disfruta al ser desatada tanto como cuando la ataron en primer lugar , si no más! El deshacer las ataduras puede adoptar muchas formas, dependiendo del material de la cuerda, de la atmósfera de la escena y de los gustos de los involucrados. Podría ser un proceso sensual prolongado, uno ardiente y brusco, un examen metódico, un reto atroz (hacer que tu pareja mantenga la posición en la que estuvo atada), un redescubrimiento de la libertad de uno, el final de la prueba del artista, o la transición hacia otra postura todavía atado. Ten presentes la tasa de quemadura y los pellizcos también cuando desates, ¡eso puede reducir definitivamente el suspense erótico! Los miembros y articulaciones que han estado involucrados en las ataduras pueden necesitar un minuto para recuperarse de las posturas. O ayudas a tu pareja a devolver sus miembros a una posición normal o le dejas que se mueva a su propio ritmo. Es también un excelente momento para dar masaje a cualquier músculo o articulación tensa como parte de los cuidados. Debes estar preparado para que tu pareja se enfríe significativamente al librarse de las ataduras. Puede que no se parezcan a la ropa, pero quitar las cuerdas casi invariablemente reduce la temperatura de su cuerpo. Almacenaje de las cuerdas Una vez que hayas terminado con las cuerdas durante un tiempo, es muy útil pasar un rato organizándolas para la próxima vez que quieras sacarlas. Esto no solo te facilitará la vida en la próxima sesión de juego, sino que manejar las cuerdas puede ayudar a que te familiarices con como se sienten y se mueven en tus manos. Toda profesión que usa cuerdas o cables de cualquier tipo parece tener sus propios métodos de almacenaje con virtudes que benefician a sus usuarios; la de atar con cuerdas no es diferente. Mucha gente dobla las cuerdas y utiliza una cadeneta. Este método se explica en muchas páginas web, de modo que me lo saltaré aquí8 . Otros dos métodos útiles de almacenaje son: Haz un nudo corredizo en el seno de la cuerda y luego dobla la cuerda por la mitad hasta que haya la longitud adecuada para hacer otro nudo corredizo utilizando la totalidad de la cuerda. Este método se puede deshacer teatralmente con dos movimientos bruscos; sin embargo no es lo bastante estable para que viaje bien en una bolsa de juguetes sin deshacerse.

Consejos y trucos
¡Tirar de la cuerda es mucho más fácil que empujarla! En vez de pescar la cuerda a través de una vuelta, pasa un dedo y engánchalo a la cuerda y luego tira de él para pasarla. Usa el paso fácil (si es que lo hay), úsalo en vez de empujar la cuerda a través de un espacio estrecho. La tensión superficial es impresionante, prueba a verter líquido por una cuerda hacia abajo. Crea un bonito nudo con solo pasar una pequeña cantidad de cuerda por debajo de una vuelta, luego gira el pequeño seno recién creado y pasa el resto de la cuerda por él.
Piensa antes de añadir. Cuando añadas una cuerda pregúntate si te ahorrarás una pasada completa si la añades después de la siguiente vuelta, o si pasas el seno de la nueva cuerda en dirección opuesta. Si los extremos de la cuerda no caen en un sitio adecuado para añadir otro trozo (tal como la zona de la axila), añade una vuelta adicional o dos para que los extremos cambien de sitio. No añadas siempre al final de la cuerda. En vez de eso engancha en las ataduras preexistentes, anudándola en un pequeño bucle y rellena el lienzo vacío. Cuando cruces por encima de otra cuerda añade un giro o nudo en vez de dejar pasar la oportunidad de embellecer y estabilizar el resultado. “Haz un palo”. Cuando estés pasando cuerda por una articulación u otra zona sensible, tensa la cuerda entre tus manos mientras tiras para ayudarla a pasar más fácilmente. Las partes de la atadura no tienen que quedarse solas, crea un arnés corporal y engancha a él un tobillo con una atadura en columna simple, utiliza la imaginación para reutilizar los trozos existentes. Empieza con ideas de dónde te gustaría colocar las ataduras, mejor que sentir como si tuvieras que improvisar cada vez. ¡Venga, vamos! Sí, deseas que tus ataduras tengan buen aspecto, pero pasarse 50 años preguntándose que hacer a continuación no te ayudará a improvisar. ¡Prueba cosas! Tanto si resulta bien como si fracasas, ¡estás aprendiendo! Las manos son lo primero de lo que ocuparse cuando se trata de atar, ¡estate preparado para realizar una atadura temporal o buscar alguna otra forma de ocupar las manos de tu pareja y atarlas al final! Aplica a la cuerda una tensión constante mientras estés atando, de modo que las ataduras no caigan sobre ti. Quítate los zapatos para poder sentir las cuerdas debajo de ti. No hay “una manera auténtica” para las ataduras con cuerdas. Debes ser seguro y responsable, y diviértete haciéndolo a tu manera. No te autolimites por las ideas de algún otro sobre el estilo o la calidad. Recursos sobre cuerdas El centro del mundo japonés de las cuerdas en los EE.UU. es DS-Arts. Este sitio lo mantiene JimiTatu, educador, participante en esta forma de vida, etc. Su historial en el cuero es impresionante y lleva siendo fetichista de las cuerdas desde hace mucho tiempo. Es el fundador del grupo de Yahoo AdultRopeARts que es frecuentado por los principales artistas de las cuerdas conocidos internacionalmente.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en esta pagina.
Universidad de BDSM.

siguenos en facebook siguenos en Google+ siguenos en Twitter sígueme en Blogger Instagram

TUTORIAL DE PRACTICAS

Historial de entradas

QR-Code

Siga por correo electrónico

Nivel de visitantes

Blogs Recomendados

Seguidores

Translate

Aticulos en cuero BDSM

Muchas Opiniones

Tiempo BDSM

Publicaciones populares

Suscribirte en You Tube

Text Widget